¿Cómo se mide la valor de las montañas? | Las científicas responden | Ciencia

0


El geógrafo galés George Everst (1790-1866).Archivo Hulton (Getty Images)

Primero te cuento cómo se medía la altura de las montañas al principio. Hace un par de siglos, se utilizó la variación en la presión atmosférica para hacer esto. Por ejemplo, en 1802 Alexander von Humboldt midió la altura del volcán Chimborazo en Ecuador. Para hacer esto usó un barómetro. Subió a la cima y simplemente usando las leyes de Torricelli, ya que la presión disminuye con la altitud no de una manera completamente lineal sino casi de una manera, pudo calcular la altura aunque solo sea aproximadamente. El problema con este método es que las condiciones climáticas locales también hacen que la presión varíe, por lo que es inexacto.

Luego había un arroyo completo al que pertenecía George Everest, el topógrafo británico que dio el nombre a la montaña del Himalaya en la década de 1950, donde comenzó la triangulación. ¿Como funciona? Si estás en un punto al pie de la montaña y conoces perfectamente la distancia que te separa de ella, con un dispositivo que mide los ángulos con mucha precisión y se llama teodolito, podrás conocer el ángulo que forma la línea que une la cumbre de la montaña con el lugar donde te encuentras y la horizontal. Entonces, conociendo un lado del triángulo (la distancia horizontal desde la montaña o cateto adyacente) y la tangente del ángulo, usando trigonometría, puede calcular la altura de la montaña (el cateto opuesto). Pero este método también tenía problemas porque cuanto más se alejaba del pie de la montaña, más inexacta era la altura calculada. Para obtener mediciones más confiables, lo que hicieron fue una serie de pequeños triángulos en ángulo recto entre ellos para obtener la altura total.

Pero incluso en este caso puede haber controversia porque, ¿dónde ponemos el 0? Y es que mides la altura con respecto a una referencia. En el pasado se sabía que el nivel del mar, que podía ser un excelente 0, fluctuaba. Lo que se hizo fue un promedio entre los niveles de marea máxima y mínima. Por el momento sabemos algunas otras cosas. La primera es que la Tierra no es perfectamente esférica. Es un elipsoide que se aplana en los polos y es más ancho en el ecuador simplemente debido a la rotación. Y esto afecta las medidas de las montañas. Si mide el Everest en relación con el centro de la Tierra, es más bajo que el Chimborazo porque el Everest no está en el ecuador, mientras que el Chimborazo sí lo está, por lo que en relación con el centro de la Tierra es más alto que el Everest a unos 1.800 metros.

Ahora también sabemos que el nivel del mar varía en el orden de los cien metros debido a la diferencia de atracción gravitacional generada por la distribución heterogénea de masas dentro del planeta. Este efecto hay que sumarlo a la atracción de la Luna responsable de las mareas … Entonces, ¿dónde ponemos el 0 para medir las montañas? En lo que se llama geoide. Imaginemos que debajo del Everest, o de cualquier otra montaña, sigue el agua de los océanos. La altura de este supuesto océano adoptaría lo que se llama un equipotencial de gravedad. Es decir que la gravedad sería la misma en toda esa superficie. Esto se calcula gravimétricamente. Tomando la gravedad en diferentes puntos, es posible decir a qué altura teórica estaría el nivel del mar imaginario, el geoide: es decir, la superficie de referencia para calcular la altura de un pico.

Pero este paso se evita con el GPS, que es el método que usamos hoy para medir la altura de las montañas. En este caso también se mide por triangulación, pero la diferencia es que tenemos una referencia externa. Los satélites GPS actúan como una especie de red de referencia. En comparación con esta red de referencia, se miden varios puntos con una precisión impresionante, del orden de milímetros a distancias de cientos de kilómetros.

Ana Crespo Es profesor del Departamento de Geodinámica de la Universidad de Granada.

Pregunta enviada por correo electrónico desde Paula garcia

Coordinación y redacción: Victoria Toro

Nosotros contestamos es una clínica científica semanal, patrocinada por el Fundación Dr. Antoni Esteve y el programa L’Oréal-Unesco «Para las mujeres en la ciencia», que responde a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicos y tecnólogos, socios de MI T (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnológicas), los que responden a esas dudas. Envíe sus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o vía Twitter #nosotrasrespondemos.

puedes seguir PREGUNTA en Facebook, Gorjeo Y Instagram, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More