COP26: las 11 claves de la cumbre del clima de Glasgow | Clima y Medio Circunstancia

0



La ciudad escocesa de Glasgow acoge la llamada COP26, la cumbre internacional sobre el cambio climático, entre el 31 de octubre y el 12 de diciembre. Estas son las claves de un evento organizado bajo la égida de Naciones Unidas y que busca poner en marcha la lucha contra el calentamiento global.

1. ¿Qué es una COP? COP en inglés se refiere a la Conferencia de las Partes. Es decir, en la reunión – generalmente anual – de los cerca de 200 países que son parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. La convención fue adoptada en 1992 y estableció que los gases de efecto invernadero emitidos por los seres humanos en sus actividades diarias contribuyen al cambio climático. La convención también estipuló que los signatarios deben reducir estos gases. Para desarrollar este tratado se realizan COPs, en las que participan delegados y ministros de casi 200 países del mundo. La primera COP tuvo lugar en Berlín en 1995 y se suponía que el día 26 se realizaría en Glasgow hace un año, pero la pandemia la obligó a posponerla 12 meses. La última COP, la de 2019, fue en Madrid.

2. ¿Qué es el Acuerdo de París? La convención marco se utilizó para aprobar el protocolo de Kioto en 1997. Luego, en 2015, se adoptó el Acuerdo de París, que obliga a todos los países que adhieren al pacto a reducir sus emisiones de gases. La suma de todas estas reducciones debe ser suficiente para lograr el objetivo principal: que el aumento de la temperatura media del planeta no supere los dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales y, en la medida de lo posible, no supere los 1,5. es el límite que la ciencia establece para evitar los efectos más catastróficos de una situación actualmente irreversible. El planeta ya se está calentando 1,1 grados.

3. ¿Está el mundo en camino de cumplir con el Acuerdo de París? No. Estudios científicos – liderados por el IPCC, el grupo de expertos que asesora a las Naciones Unidas – y las diversas organizaciones internacionales vinculadas a la ONU advierten que los países no van por buen camino para lograr estos objetivos de París. De hecho, los planes actuales conducen a un aumento de la temperatura de aproximadamente 2,7 grados porque los recortes de gases de efecto invernadero son insuficientes. La concentración de estos gases en la atmósfera no ha dejado de aumentar a pesar de los diferentes tratados y en 2020 marcan otro récord. Esto ya ha provocado daños que serán «irreversibles» durante «siglos o milenios» y conlleva un aumento de la intensidad y frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos, tal y como establece el IPCC en su último gran informe.

4. ¿Qué es la ambición? Detrás de esta expresión, ya incorporada en la jerga de las negociaciones climáticas, se encuentra el supuesto mismo de que los planes de reducción de emisiones de los países no son suficientes. Por esta razón, el Acuerdo de París estableció revisiones periódicas al alza. Se suponía que el primero tendría lugar en 2020, pero se ha pospuesto hasta ahora debido a la pandemia. El último análisis de la ONU muestra que los recortes previstos para 2030 son ahora un 7% más altos que los planes anteriores. Pero todavía está muy lejos de lo que se necesita: en el mejor de los casos, los países deben reducir sus emisiones en un 22% más de lo prometido hasta ahora para cumplir con el objetivo de dos grados y 50% si se quiere lograr el calentamiento. grados.

5. ¿Puede mejorar esta situación en Glasgow? Sí, por supuesto. 120 de los casi 200 signatarios del Acuerdo de París han revisado sus planes para reducir las emisiones hasta que comience la cumbre. Y cualquiera puede hacerlo en cualquier momento. De hecho, se espera que la Cumbre de Glasgow tenga una convocatoria para que los programas se actualicen de nuevo lo antes posible. Pero, de momento, la situación no parece cambiar mucho porque las grandes potencias ya han puesto sus compromisos sobre la mesa.

6. ¿Quiénes son los principales emisores de gases de efecto invernadero? Según las últimas estimaciones del grupo de analistas del Grupo Rhodium, China es el principal emisor y en 2019 acumuló el 27% de todos los gases de efecto invernadero expulsados ​​por la actividad humana. Le siguen: Estados Unidos (11%), India (6,6%) y la Unión Europea (6,4%). Pero cuando analizamos las emisiones acumuladas, Estados Unidos sigue siendo el país que históricamente ha contribuido más al calentamiento global.

7. ¿Todos los países han asumido el mismo compromiso? No, todos establecen su propia meta y deben revisarla periódicamente hacia arriba. La Unión Europea, en su última actualización, prometió reducir sus emisiones en un 55% en 2030 respecto a 1990. Estados Unidos, tras la salida de Donald Trump de la Casa Blanca y el regreso al Acuerdo de París, se ha comprometido a reducir entre 50 % y 52% en 2030 respecto a los niveles de 2005. Y China se ha marcado como objetivo principal alcanzar su pico de emisiones en 2030, lo que le permitiría seguir aumentando las emisiones durante esta década.

8. ¿Es suficiente comprometerse con la reducción de emisiones? No, entonces tienes que implementar planes concretos dentro de cada país para lograr tu objetivo. Europa ahora está planificando la suya propia. Y a la administración de Joe Biden le está resultando muy difícil obtener el apoyo necesario en el Congreso para el plan climático que debería permitir que este país cumpla su promesa. China, por su parte, ya presentó una hoja de ruta interna para lograr el objetivo marcado por su presidente, Xi Jinping, el único de los jefes de Estado de las grandes potencias -junto al ruso Vladimir Putin- en no participar en la Ceremonia. reunión de apertura de la COP26.

9. ¿Qué son las emisiones netas cero? Muchos países se están comprometiendo a lograr cero emisiones netas para mediados de siglo. Esto significa que para entonces solo podrán emitir gases que se puedan captar de pozos, tanto naturales (por ejemplo, bosques) como artificiales (mediante técnicas de captura y almacenamiento que actualmente se encuentran en fase experimental). . Hasta ahora, unos 75 países han apuntado a cero emisiones para mediados de siglo, la mayoría en 2050, aunque algunos también en 2060. Durante la Cumbre de Glasgow, es probable que más países lo hagan. Sin embargo, organismos internacionales advierten que existe un problema de coherencia entre muchos de estos objetivos y los planes de reducción que tienen los países que no conducen a esta neutralidad.

10. ¿Qué es el artículo 6 y por qué es importante? El Acuerdo de París necesitaba un reglamento sobre desarrollo y, desde 2015, los negociadores de los 200 países lo han estado cerrando. Pero en el artículo 6 la negociación está estancada. Este artículo se refiere a intercambios de derechos o unidades de emisión de gases entre países, y además es el único en todo el convenio que se refiere al sector privado, ya que abre la puerta para que las empresas los adquieran. En el Protocolo de Kioto ya existía un sistema mediante el cual un país que no podía reducir lo que debía sus gases podía comprar derechos de emisión a otro estado. Este sistema debe continuar con París y uno de los principales debates es cómo evitar la doble contabilización, es decir, que no se puede llevar el mismo derecho a los saldos reductores de dos países al mismo tiempo. El debate es entre países que quieren reglas laxas y aquellos que no quieren aprobar un sistema que permita ese doble cómputo.

11. ¿Qué más se puede esperar de la Cumbre de Glasgow? En los últimos meses se han realizado esfuerzos para intentar cerrar otros acuerdos específicos durante la COP26. Por ejemplo, se espera que un gran número de países se comprometan a abandonar el carbón para producir electricidad. O dejar de producir automóviles de combustión en 2035. Y más de cincuenta países también se comprometerán a reducir las emisiones de metano en un 30% en 2030. Este es un poderoso gas de efecto invernadero y junto con el dióxido de carbono es el principal impulsor del calentamiento global. Además, también es previsible el anuncio de nuevos compromisos de ayuda financiera. Los países desarrollados han tenido que movilizar 100.000 millones de dólares al año para ayudar a los países más pobres a hacer frente a los efectos del calentamiento y reducir las emisiones. Pero en 2019, según cálculos de la OCDE, solo se alcanzaron 79.600. Y un informe reciente dirigido por Alemania y Canadá reconoce que el objetivo de $ 100 billones (€ 86 billones) no se alcanzará hasta 2023. Además, muchas organizaciones no gubernamentales cuestionan el impacto de estos fondos y critican el hecho de que una gran mayoría del monto corresponde a préstamos y no a donaciones.

Puedes seguir CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook Y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More