COP26: Una amplia mayoría de españoles, a merced del desaliño del coche de combustión | Clima y Medio Bullicio

0


Los coches de gasolina y diésel parecen haber perdido la batalla de reputación entre la mayoría del público. Sus tubos de escape emiten gases que sobrecalientan el planeta y partículas nocivas que causan daños a la salud e innumerables muertes prematuras en todo el mundo. La actual ley española de cambio climático ha fijado el 2040 como plazo para la comercialización de este tipo de vehículos. Pero una encuesta encargada por EL PAÍS a la empresa de encuestas 40dB. Refleja que una gran mayoría de los encuestados, el 62,9%, está a favor de continuar el veto de este tipo de motores hasta 2035, incluidos los híbridos y el gas natural, en línea con lo que propuso la Comisión Europea el pasado verano.

Bruselas y los gobiernos de los 27 aún tienen que negociar ese veto, que forma parte del programa climático propuesto por la Comisión a la UE para lograr sus objetivos de combatir el calentamiento global, pero que ha preocupado a algunos productores. Hace un par de semanas la ONU también propuso que los países desarrollados dejen de producir automóviles de combustión en 2035 – los menos desarrollados tendrían margen para la cabeza hasta 2040 – y en la cumbre climática de Glasgow, que comenzó el domingo, se espera estrechar una alianza de países. en el mismo sentido.

En general, el apoyo de los encuestados a la acción contra el cambio climático es sensacional: el 88,9% considera que la implementación de medidas contra el calentamiento global es muy o bastante urgente. Son los jóvenes, los de entre 18 y 24 años, los que más lo instan (94,3%). Los votantes del PSOE y Unidas Podemos son los que muestran más prisa por actuar (94,7% y 95% respectivamente). Los que menos quedan son los de Vox, aunque con un elevado 73,6%. Por otro lado, la mayoría de los encuestados (65,6%) dicen que están más preocupados por el cambio climático después de los últimos fenómenos meteorológicos extremos de este año. Un porcentaje similar de encuestados, el 65%, cree que la pandemia ha provocado que los gobiernos presten menos atención a la lucha contra el cambio climático.

La investigación también aclara que la negación es residual en España. El 93,6% de los encuestados dice que existe el cambio climático. Y el 75,8% dice que la causa es «principalmente la acción del hombre». Solo entre los votantes de Vox se aprecia una tendencia diferente, pero también es minoritaria: solo el 16,9% de los votantes de Vox cree que el calentamiento global no existe.

Coches limpios

El apoyo al veto de 2035 a los motores de combustión en España también es mayor entre quienes se declaran votantes de izquierda o de centroizquierda: a favor de la propuesta, respectivamente, el 76% y el 77,4% de los vinculados al PSOE y Unidos Podemos . En el caso de los votantes del PP, el 60% lo apoya, mientras que los de Vox están claramente en contra, con un 54,1% que no lo quiere.

Asimismo, existe un amplio apoyo a la limitación de la circulación de los vehículos más contaminantes en las ciudades: el 74,5% apoya la implantación de las denominadas zonas de bajas emisiones. La ley climática aprobada en mayo también obliga a los 149 municipios de más de 50.000 habitantes del país (y los de más de 20.000 con mucha contaminación) a iniciar zonas de bajas emisiones antes de 2023. Las principales ciudades del país ya están trabajando en planes para el La implementación de esta medida y el Ministerio de Transportes prevé destinar 1.500 millones de euros del plan europeo de recuperación para subvencionar a los municipios que lo hagan. También en este caso hay un sesgo ideológico a favor de las zonas de bajas emisiones, incluso si incluso entre quienes se declaran votantes Vox gana apoyo para estas áreas de tráfico limitado: el 58,2% las apoya. Entre los votantes de izquierda, el consenso es abrumador: alrededor del 90% de los del PSOE y Unidos Podemos aplaudir esta medida.

Cuando se les pregunta a los encuestados qué coche comprarían si lo hicieran en este momento, el 60% optó por complementos, tanto híbridos como puramente eléctricos. Solo el 26,1% prefiere gasolina y diésel y el 13,1% dice no saber qué opción elegir. En cuanto a los impedimentos para la compra de un vehículo eléctrico, el 51,8% indica el precio y el 25,9% la falta de puntos de recarga.

Cambios de hábitos: menos vuelos pero no más impuestos

Tras el abandono casi total del carbón en España y el creciente desarrollo de las renovables, el sector del transporte se ha convertido en el primer emisor de gases de efecto invernadero del país. Expulsa alrededor del 25% del total generado por la economía nacional. Aunque los principales culpables son los vehículos en carreteras y autopistas, también existen otros subsectores importantes, como la aviación. El 71,6% de los encuestados está a favor de la prohibición de viajar en avión para distancias inferiores a 300 kilómetros para los que existe una alternativa al tren, medida que se está estudiando en algunos países europeos.

A la hora de concretar las acciones que los encuestados pueden realizar a diario para ayudar a combatir el cambio climático, las medidas domésticas que reciben más apoyo son el reciclaje en casa (el 63,8% dice «basta» o «muy dispuesto» a hacerlo y el 23,3% dice que ya lo ha hecho), la limitación del uso de aire acondicionado (el 59,9% está a favor y el 21,8% dice que ya lo aplica) y la reducción del uso de calefacción (el 57,4% dice estar listo y el 18,1% dice ellas hacen). Además, muchos españoles muestran una disposición significativa a utilizar solo energías limpias y renovables (76,2%), aunque solo el 3,9% dice que puede hacerlo ahora. Recibe un apoyo significativo como acción que puede ayudar a combatir el clima mejorando el aislamiento de los hogares (67,4%) y comprando productos locales u orgánicos (67,4%).

En cuanto a la reducción del consumo de carne de cría como forma de ayudar a combatir el calentamiento global, algo que desató un enfrentamiento dentro del gobierno de coalición en julio, el 45,5% está a favor de ponerlo en práctica. Y el 11,1% dice que ya lo ha hecho.

Por otro lado, las medidas que menos apoyo reciben son las relacionadas con la fiscalidad. La mayoría de los encuestados (53,2%) no están dispuestos a pagar más impuestos por las actividades más contaminantes. Y, específicamente, el 68,1% no apoya la subida de impuestos del gobierno a la gasolina o al diésel. El Ejecutivo aún tiene pendiente una reforma tributaria que debería servir también para penalizar aún más las actividades contaminantes, como llevan años pidiendo instituciones internacionales como la Comisión Europea o la OCDE a los distintos gobiernos del país.

Cambios en la movilidad debido a la pandemia

Según la encuesta, la crisis del COVID ha impactado en los hábitos de movilidad. En algunos casos ha hecho que los ciudadanos adquieran hábitos más sostenibles. Por ejemplo, el 56,9% dice que hace más viajes a pie y el 20,6% dice que ha aumentado el uso de la bicicleta. Además, el 9,3% dice que usa más el patinete eléctrico. En cuanto al uso del coche, el 29,3% afirma haberlo reducido, frente al 14,7% que más lo utiliza. En el caso del transporte público en general, prácticamente el mismo porcentaje de encuestados afirma utilizarlo más (22,5%) que los que afirman utilizarlo menos (21,5%).

Puedes seguir CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook Y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More