Créame, soy un chatbot – ScienceDaily

0 8


Cada vez más empresas utilizan chatbots en la atención al cliente. Debido a los avances en la inteligencia artificial y el procesamiento del lenguaje natural, los chatbots a menudo son indistinguibles de los humanos cuando se trata de comunicación. Pero, ¿deberían las empresas informar a sus clientes que se están comunicando con máquinas y no con humanos? Investigadores de la Universidad de Göttingen investigaron. Su investigación encontró que los consumidores tienden a reaccionar negativamente cuando descubren que la persona con la que están hablando es, de hecho, un chatbot. Sin embargo, si el chatbot comete errores y no resuelve el problema de un cliente, la divulgación desencadena una reacción positiva. Los resultados del estudio se publicaron en Diario de gestión de servicios.

Estudios anteriores han demostrado que los consumidores tienen una reacción negativa cuando se enteran de que se están comunicando con chatbots; parece que los consumidores se oponen inherentemente a la tecnología. En dos estudios experimentales, el equipo de la Universidad de Göttingen probó si siempre es así. Cada estudio tuvo 200 participantes, cada uno de los cuales se colocó en el escenario en el que tenían que ponerse en contacto con su proveedor de energía a través del chat en línea para actualizar su dirección en el contrato de electricidad después de una mudanza. En el chat, se encontraron con un chatbot, pero solo a la mitad de ellos se les informó que estaban chateando en línea con un contacto no humano. El primer estudio investigó el impacto de dicha divulgación en función de la importancia que el cliente perciba en la resolución de su solicitud de servicio. En un segundo estudio, el equipo investigó el impacto de esa divulgación dependiendo de si el chatbot pudo o no resolver la pregunta del cliente. Para investigar los efectos, el equipo utilizó análisis estadísticos como el análisis de covarianza y mediación.

El resultado: más obviamente, si los problemas del servicio se perciben como particularmente importantes o críticos, hay una reacción negativa cuando se revela que el interlocutor es un chatbot. Este escenario debilita la confianza del cliente. Curiosamente, sin embargo, los resultados también muestran que revelar que el contacto era un chatbot conduce a reacciones positivas del cliente en los casos en que el chatbot no puede resolver el problema del cliente. “Si su problema no se resuelve, revelar que estaban hablando con un chatbot facilita que el consumidor comprenda la causa raíz del error”, dice la autora principal, Nika Mozafari, de la Universidad de Göttingen. “Es más probable que se perdone a un chatbot por cometer un error que a un ser humano”. En este escenario, la lealtad del cliente puede incluso mejorar.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por Universidad de Göttingen. Nota: El contenido se puede cambiar por estilo y longitud.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More