Día Internacional de la Mujer y la Pupila en la Ciencia: 11 de febrero, la iniciativa para crear referentes femeninos de la ciencia y la tecnología | Ciencia

0


María García dice que siempre le han gustado las letras. Sin embargo, cuando tuvo que elegir qué hacer, incitada por comentarios que le advertían que esa área «no tenía futuro» y su interés por las computadoras, decidió especializarse en Ingeniería Técnica en Informática de Gestión. Después de graduarse «por terquedad», con los años se dio cuenta de que no conocía a casi ninguna mujer en el mundo de las TI: «Solo me hablaron del hombre de Microsoft, el hombre de Apple y el señor de Linux. Habían hablado sobre ninguna mujer”. Hace casi cuatro años, escuchando un programa de radio en la cadena de mi elección, hablaron de la iniciativa del 11 de febrero. El objetivo de este proyecto de ciudad es promover actividades que conmemoran el día de la mujer y la niña en la ciencia. Le gustó tanto la idea que no tardó en apuntarse. Desde entonces, es una de las coordinadoras de esta iniciativa, que este año incluye cerca de 1.000 actividades, según su relato.

María García, una de las coordinadoras de la iniciativa 11 de febrero.

La iniciativa tiene como objetivo visibilizar a las mujeres que se dedican a las áreas STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas), de modo que se creen modelos femeninos para los niños y se rompan los estereotipos. 11 de febrero es un enlace entre los profesionales de la comunidad STEM y los centros educativos para facilitar entrevistas y talleres, según García, además de proporcionar material e información relacionada. Otra de sus tareas es la de publicitar todas aquellas actividades relacionadas con los objetivos que se han marcado, como entrevistas o talleres. También tienen dos actividades propias: el concurso #Cuentáme11f donde los científicos envían un video de 3 minutos describiendo su trabajo. Este año es la segunda edición. De esta forma, se visibiliza a los científicos actuales y el trabajo que realizan. Estos videos están subidos al canal de Youtube de la iniciativa y contabilizar los votos en función de los «me gusta» que reciban. Los ganadores son entrevistados en su propio podcast llamado Rumores del 11 de septiembreen el que también hacen capítulos temáticos.

Esta iniciativa comenzó a tomar forma en septiembre de 2016. Tan solo nueve meses antes, la UNESCO había declarado el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia como un recordatorio de que juegan un papel «fundamental» no solo en la ciencia, sino también en la tecnología y animándolos a fortalecer su participación. La organización defiende la igualdad de género y la ciencia para el desarrollo sostenible, pero los datos distan mucho de ese objetivo: según recogen, menos del 30% de los investigadores científicos del mundo son mujeres.

La física Leni Bascones descubrió esta afirmación a solo unos días del 11 de febrero de 2016. Fue entonces cuando decidió movilizar a una sociedad científica para hacer algo en línea, mientras otras personas hacían lo mismo. Ese año, sin ninguna organización, lograron ser trending topic. Meses después, a finales del verano, creía seriamente que la comunidad científica estaba organizando actividades. Junto a dos compañeros, iniciaron esta iniciativa, a la que pronto se sumaron otras.

Leni Bascones, una de las creadoras de la iniciativa 11f en el Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid.
Leni Bascones, una de las creadoras de la iniciativa 11f en el Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid.Víctor Sainz

“Empezamos a tocar puertas; éramos personas individuales y personas diferentes comenzaron a animarse y como resultado tiramos. Las redes sociales han funcionado bastante bien y ya las primeras [11 de febrero] fue un éxito”, recuerda Bascones, quien formó parte de la coordinación hasta septiembre de 2020. No solo les interesaba a los científicos, sino también a los comunicadores. El primer año lograron reunir más de 300 activos.

Este año son casi mil. Los hay de todo tipo: discursos dirigidos a diferentes públicos, representaciones teatrales, wikimaratón (donde, como explica Bascones, la gente se organiza para subir perfiles de científicos a Wikipedia), el concurso de cortometrajes o el escaparatismo, son solo algunos de ellos. “Para mí lo genial es que cada uno a la hora de hacer las actividades hace las que más le identifican y a la hora de ir como público hay para todos los gustos”, resume.

Sin embargo, una gran mayoría atiende a los niños. García critica que los libros escolares no visibilicen a las mujeres por igual. Un estudio realizado por Ana López-Navajas en la Universitat de València sobre la presencia de hombres y mujeres en los libros de ESO muestra una presencia general muy baja de mujeres, un 12,8%, y que, si se observa su recurrencia, apenas llega al 7,5%. “Con el tiempo se ha ido forjando la idea de que la ciencia la hacen los hombres. Si empiezas a conocer a los científicos desde el primer momento y ves su trabajo como algo natural”, defiende Bascones.

García explica que con estas actividades escolares buscan reducir los estereotipos de género para ver que las mujeres también puedan estudiar carreras STEM. Investigación publicada en la revista por favor uno analiza el número de veces que hombres y mujeres están representados y las profesiones que ejercen en los recursos educativos para la educación primaria. Los resultados muestran la distribución desigual por género de los adultos representados en una profesión científica: los hombres eran mucho más que las mujeres (75% versus 25%). En cuanto a la representación de los docentes, ocurrió lo contrario: representaron el 63,9% del resto.

Puedes seguir PREGUNTA en Facebook, Gorjeo Y Instagramo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More