«El encarcelamiento debería ser el zaguero medio para los jóvenes», dice el investigador – ScienceDaily

0


Un nuevo estudio muestra que los jóvenes arrestados cuando eran jóvenes con trastornos psiquiátricos que permanecen sin tratamiento luchan con la salud mental y los resultados positivos mucho más allá de la adolescencia.

La investigación de Northwestern Medicine muestra que casi dos tercios de los hombres y más de un tercio de las mujeres con uno o más trastornos psiquiátricos existentes cuando ingresaron a la detención todavía tenían un trastorno 15 años después.

Los hallazgos son significativos porque los problemas de salud mental se suman a las disparidades raciales, étnicas y económicas existentes, así como a los desafíos académicos de la escuela perdida, lo que hace más difícil lograr una transición exitosa a la edad adulta.

«Los niños se meten en problemas durante la adolescencia. Incluso los de familias más adineradas consumen drogas y pelean. Pero estas situaciones a menudo las manejan la escuela y los padres de manera informal y no culminan en arrestos y detenciones», dijo la autora principal Linda Teplin. , Profesor Owen L. Coon de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

«Estos no son necesariamente niños malos, pero tienen muchos ataques. El abuso físico, el abuso sexual y la negligencia son comunes. Estas experiencias pueden precipitar la depresión. La cárcel debe ser el último recurso», dijo Teplin, también profesor asociado de la Universidad. Instituto de Investigación de Políticas.

El estudio longitudinal sin precedentes informa la prevalencia, la persistencia y los patrones de trastornos psiquiátricos y conductuales en los jóvenes hasta 15 años después de salir de la detención y si los resultados varían según el género y la raza / etnia.

Los principales hallazgos muestran que, a pesar de una disminución de los trastornos a lo largo del tiempo, especialmente entre las mujeres, la prevalencia de los trastornos psiquiátricos 15 años después todavía era sustancialmente más alta que en la población general.

A los hombres les fue significativamente peor en general. Entre los jóvenes con un trastorno en detención, el 64,3% de los hombres y el 34,8% de las mujeres tenían una o más dolencias 15 años después. En comparación con las mujeres, los hombres tenían tres veces más probabilidades de persistir con un trastorno psiquiátrico a lo largo del tiempo.

«Esto puede deberse a que las mujeres se han centrado más en la familia a medida que envejecen. Las conexiones sociales positivas (tener una pareja estable, criar hijos, establecer una familia) conducen a una salud mental positiva», dijo la coautora del estudio, Karen Abram, profesora de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Facultad de Medicina de Feinberg y director asociado del Programa de Disparidades en Salud y Políticas Públicas.

Quince años después de que los jóvenes dejaran la detención, los comportamientos destructivos y los trastornos por abuso de sustancias fueron los más comunes. Los blancos no hispanos tenían 1.6 veces más probabilidades de tener trastornos del comportamiento y más de 1.3 veces más probabilidades de tener trastornos por uso de sustancias durante el período de seguimiento que los afroamericanos y los hispanos.

«Un resultado inesperado del estudio fue la tasa más baja de trastornos por uso de sustancias en las minorías raciales / étnicas, a pesar del encarcelamiento desproporcionado de estos grupos», dijo Teplin.

«Claramente, necesitamos expandir los servicios de salud mental durante la detención y cuando estos jóvenes regresen a sus comunidades. También debemos alentar a los pediatras y educadores a apoyar la identificación temprana y el tratamiento de los trastornos psiquiátricos», dijo Teplin. «Desafortunadamente, en los Estados Unidos, los sistemas escolares son financiados por los gobiernos locales. Por lo tanto, nuestros niños podrían ser condenados a una vida de inequidad debido a su código postal».

«Prevalencia, comorbilidades y continuidad de los trastornos psiquiátricos en delincuentes juveniles después de la detención: un estudio prospectivo longitudinal de 15 años», se publicará en Pediatría de JAMA a las 11 a.m. EST, 5 de abril de 2021.

Además de Teplin y Abram, los coautores de Northwestern incluyen a Lauren M. Potthoff, David A. Aaby, Leah J. Welty y Mina K. Dulcan.

Información sobre el Proyecto Juvenil del Noroeste

Al ver una brecha en la literatura de investigación sobre las necesidades de salud y los resultados de los jóvenes de la justicia juvenil, el Northwestern Juvenile Project, una iniciativa de Northwestern Medicine, entrevistó a una muestra seleccionada al azar de 1.800 jóvenes desde mediados de la década de 1990.

Hasta la fecha, el estudio ha recopilado datos epidemiológicos de 16.372 entrevistas cara a cara, realizadas desde una edad promedio de 15 años en el momento de la detención hasta una edad promedio de 31 años. Los investigadores evalúan 13 trastornos psiquiátricos y controlan la prevalencia, los patrones de trastornos múltiples y la continuidad de los mismos a lo largo del tiempo. El estudio también se centra en las diferencias de género y raciales / étnicas.

Los datos del proyecto se utilizaron para analizar problemas de salud, incluida la violencia con armas de fuego, la mortalidad, el abuso de drogas y los comportamientos de riesgo del VIH / SIDA. Los datos del proyecto también encontraron que pocos participantes lograron resultados adultos positivos, como terminar la escuela secundaria o encontrar un empleo estable.

El apoyo para el Proyecto Juvenil del Noroeste fue proporcionado por 22 agencias federales y fundaciones privadas, incluido el Departamento de Justicia, los Institutos Nacionales de Salud y la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias.

El Instituto Nacional de Justicia, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y tres institutos de los Institutos Nacionales de Salud están financiando el nuevo componente intergeneracional del estudio fundamental, lo que permite a los investigadores entrevistar a los participantes del estudio original junto con sus hijos adolescentes.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More