El heroína y sus híbridos | El maniobra de la ciencia

0 8


Con rombos iguales es fácil obtener teselaciones aperiódicas (ver artículo anterior), por ejemplo, mediante agrupaciones en espiral, como la que se muestra en la figura.

Como hemos visto, los teselados irregulares y los mosaicos de Penrose se han dado a conocer, en gran parte, gracias al magnífico trabajo divulgativo de Martin Gardner en su sección de juegos matemáticos de Científico americano. Una de las colecciones de artículos de esa sección se titula precisamente Azulejos de Penrose para codificar trampas, y revisándolo siguiendo el artículo anterior, he redescubierto un curioso problema que presento a la consideración de mis astutos lectores: ¿podemos colocar 16 caballos en un tablero de tal forma que cada uno de ellos amenace exactamente a otros 4?

Y otra pregunta que también es una pista: ¿cómo se relaciona el problema de los 16 caballos de fuerza con la cuarta dimensión?

La particular forma de moverse del caballo de ajedrez lo hace especialmente indicado para el desarrollo de todo tipo de puzzles y configuraciones interesantes. El “problema del caballo” por excelencia, al que ya nos hemos enfrentado en algunas ocasiones, consiste en dar la vuelta al tablero con el caballo pasando por todos los casilleros una vez y sólo una vez (lo que se llama polígrafo). Los polígrafos de caballos han sido estudiados por grandes matemáticos, entre ellos Euler, quien descubrió uno tal que, al numerar los cuadrados según el orden en que los visitan los ajedrecistas saltadores, se obtiene un cuadrado mágico de orden 8.

El rompecabezas más antiguo protagonizado por el caballo de ajedrez, o al menos el más famoso entre los “clásicos”, es el problema de Guarini, así llamado porque aparece en un texto de este autor del siglo XVI, aunque en realidad es mucho más antiguo:

Dos caballos blancos y dos negros se colocan en las cuatro esquinas de un tablero de ajedrez cuadrado con nueve cuadrados, y los caballos blancos deben ser trasladados al lugar que ocupan los negros y viceversa, moviéndolos según lo establecido por las reglas del ajedrez y sin salir. el tablero.

También existen numerosos, y algunos muy interesantes, problemas de ajedrez convencional con el caballo como protagonista, como este de Grigoriev de 1932: ¿Puede el caballo blanco detener al peón negro e impedir su coronación?

Y si pasamos al juego en sí desde los problemas, no podemos dejar de mencionar la “apertura de los cuatro caballos”, que consiste en que ambos jugadores, habiendo avanzado dos casillas los respectivos peones del rey, colocan sus dos caballos en las columnas. . Esta apertura gozó de gran popularidad hasta la década de 1930, cuando cayó en desuso; pero no definitivamente, ya que ha sido reevaluado en los últimos tiempos.

Caballos “mágicos”

Una amazona es un poderoso guerrero a caballo y en el ajedrez de fantasía se llama así a una pieza que combina los movimientos de la reina y el caballero. Es la más popular de las llamadas “piezas mágicas”, pero no la única: el general se mueve como la torre y el caballo al mismo tiempo, y el cardenal, como el alfil y el caballo; sin olvidar al centurión, que es un supercaballo que, además de sus movimientos habituales, puede desplazarse a cualquier casilla colocada a dos de distancia, tanto en diagonal como en ortogonalidad.

¿Puede alguno de estos híbridos equinos hacer jaque mate por sí solo, sin el apoyo de otras piezas, en un tablero transparente?

Carlo Frabetti es escritor y matemático, miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York. Ha publicado más de 50 trabajos científicos de divulgación para adultos, niños y jóvenes, entre los que se encuentran “Física maldita”, “Matemáticas malditas” o “El gran juego”. Fue el guionista de “La bola de cristal”.

Puedes seguir TEMA en Facebook, Gorjeo es Instagramo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More