Emiliano Aguirre, figura esencia de la paleontología humana | Ciencia

0 0


Emiliano Aguirre, en una foto de archivo.EDUARDO ABAD / EFE

La paleontología española está de luto, nos ha dejado Emiliano Aguirre, una figura de extraordinaria estatura, conocido como el padre de Atapuerca. Con una dilatada y diversa trayectoria, su indiscutible contribución al desarrollo de la ciencia en España le ha valido el reconocimiento unánime en forma de premios y reconocimientos. Y quienes hemos tenido el placer de trabajar con él nos hemos beneficiado de su inagotable energía, conocimiento, aliento y generosidad académica.

Emiliano Aguirre Enríquez nació en Ferrol, España. Tras finalizar el bachillerato, ingresó en la Compañía de Jesús en 1942, donde adquirió una sólida formación humanística. Se licenció en Ciencias Naturales por la Universidad Complutense de Madrid en 1955. Posteriormente se doctoró en la misma universidad con el estudio de la morfometría dental de elefantes fósiles. Aguirre fue Catedrático de Paleontología en la Universidad de Zaragoza (1978-1982) y en la Universidad Complutense (1982-1984), antes de ocupar el cargo de Catedrático de Investigación en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (CSIC) (1984-1990) . Desde el año 2000 es miembro ordinario de la Real Academia Española de Matemáticas, Física y Ciencias Naturales. Promotor de la investigación paleontológica y dedicado al estudio de la evolución humana, su obra debe entenderse en el contexto político de la historia reciente de España.

Promotor de la investigación paleontológica y dedicado al estudio de la evolución humana, su obra debe entenderse en el contexto político de la historia reciente de España.

Durante los primeros años de su carrera (finales de los cincuenta y sesenta), Aguirre promovió incansablemente conferencias, encuentros científicos y publicaciones sobre la evolución, en un momento en el que el régimen franquista, que apoyaba el nacional catolicismo, obstaculizaba el avance de cualquier estudio de la evolución, y mucho menos. evolución humana. Sin embargo, Aguirre, como miembro de la Compañía de Jesús (1942-1974), supo «trabajar desde adentro» y promover los estudios de la historia natural humana, siguiendo los pasos de otro gran paleontólogo de mamíferos, Miquel Crusanfont. Emilian -como todos lo llamábamos así- excavó numerosos yacimientos del Neógeno, Pleistoceno y Holoceno tanto en España como en el extranjero.

Entre 1961 y 1963 trabajó con Clark Howell en los depósitos del Pleistoceno Medio de Torralba y Ambrona (España), implementando nuevas metodologías multidisciplinares en su trabajo de campo. En 1963 participó en la Misión de Rescate Arqueológico Español en Nubia, que implicó el estudio de los restos humanos de la necrópolis de Argin (Sudán). En 1968 recibió una beca postdoctoral de la Fundación Wenner-Gren para el estudio de fósiles de homínidos en Sudáfrica y para la prospección en Tuben Hills (Kenia) como parte de un proyecto con Louis Leakey. Así, en una época en la que pocos científicos españoles viajaban al exterior, Emiliano se dedicó a establecer contactos con los grandes nombres de la paleontología mundial. En 1974, año trascendental, Emiliano obtiene un puesto de investigador en el CSIC y abandona la Compañía de Jesús, y en 1975 contrae matrimonio con Carmen Bule. De particular importancia en la carrera de Aguirre fue sin duda el Proyecto Atapuerca, que diseñó y dirigió desde sus inicios en 1978 hasta 1990, cuando se jubiló. Junto a todo el equipo investigador, Aguirre recibió el Premio Príncipe de Asturias de Ciencia y Tecnología en 1997 y en noviembre de 2000 el complejo de Atapuerca fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Emiliano Aguirre fue el gran artífice de la superación de los factores limitantes de la paleontología humana en España: el trillado atraso de la ciencia en nuestro país, la ausencia secular de fósiles humanos y el antagonismo ideológico secular entre el creacionismo y la interpretación materialista de la evolución humana.

Pero la estatura de Aguirre adquiere su dimensión desde una perspectiva histórica. Emiliano Aguirre fue el gran artífice de la superación de los factores limitantes de la paleontología humana en España: el trillado atraso de la ciencia en nuestro país, la ausencia secular de fósiles humanos y el antagonismo ideológico secular entre el creacionismo y la interpretación materialista de la evolución humana. . A partir de lo último, Emiliano siempre ha mantenido un proceso evolutivo para explicar al ser humano, dejando las creencias personales para una esfera más íntima. La educación católica de Aguirre no limitó su forma de pensar, y siempre trasladó a sus muchos discípulos una actitud crítica basada en el examen de la evidencia científica disponible.

En cuanto a la falta de fósiles humanos en España, Aguirre puso en marcha el mecanismo más espectacular de la ciencia española en las ciencias cuaternarias, el proyecto Atapuerca, y con él las bases de un edificio y patrimonio científico de primer orden. Pero quizás aún más importante fue su actitud ante el trillado atraso de nuestra ciencia. Ante el descubrimiento de los primeros restos humanos en Atapuerca, y ante el desierto de los especialistas en paleoantropología, existían dos posibilidades: dar a especialistas de otros países el estudio de tan preciado patrimonio o formar un grupo de estudiantes para cuidar de ella. Y en eso Emiliano ha apostado fuerte, y en riesgo, por la formación de especialistas en canteras. Y guau, lo consiguió. Sin la figura de Emiliano Aguirre no se puede concebir el estudio de la evolución humana en España.

Antonio Rosas González Es profesor investigador del CSIC y miembro del grupo de paleoantropología MNCN-CSIC

Puedes seguir a la MATERIA en Facebook, Gorjeo Y Instagram, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Inicia sesión para continuar leyendo

Solo tienes una cuenta, puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More