España, entre los países más restrictivos con las pruebas de antígenos contra la covid | Sociedad

0


Cartel en la entrada de una farmacia de Madrid este miércoles.SUSANA VERA (REUTERS)

El Gobierno fija este jueves un precio máximo para los autotests de coronavirus, después de que el estallido de la sexta ola en Navidad multiplicara el precio y lo situara en torno a los 10 o 12 euros la unidad en algunas farmacias. Una vez superada la escasez de antígenos, los precios han bajado notablemente en los últimos días, hasta rondar los cinco euros, pero algunas farmacias siguen vendiéndolos a un precio ligeramente superior. “Es un mercado libre, depende de muchos factores”, explica un vocero de la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar). Este escenario contrasta con el de otros países europeos, donde los antígenos se venden a un precio mucho más bajo.

Hay ejemplos en todo el continente. Comprar una caja con cinco test de antígenos en un Lidl de Alemania cuesta 10,99 euros, o 2,2 la unidad. En un Carrefour en Francia, el paquete de cinco pruebas cuesta 9,75 euros, 1,95 por prueba. Y en Portugal, la cadena española de supermercados Mercadona los vende a 2,1 euros la unidad. Este miercoles, se volvió viral en Twitter el testimonio de un farmacéutico portugués, que cuenta cómo «muchos» españoles cruzan la frontera para conseguir antígenos, sobre todo en los supermercados. No obstante, también hay otros países con precios similares a los de España, como Italia, Bélgica o Irlanda, donde los autotests oscilan entre los 5 y los 10 euros.

Video: EPV

La medida que llega a España este jueves a través de la Comisión Interministerial de Precios de Medicamentos ya está funcionando en algunos países europeos. En Francia fijan un precio elevado, cercano al actual mercado español, de 6,01 euros. En Portugal se fija un máximo del 15% sobre el precio de coste. Pero otros, como Alemania, Bélgica, Holanda o Italia, no ponen techo.

No hay un único razonamiento que explique por qué las pruebas son más caras en España o Italia que en Portugal, Francia o Reino Unido, donde incluso son gratuitas. Desde Fedifar explican que estos países tienen canales de distribución «muy bien establecidos» de test de antígenos, más que los de España. “Estos países llevan meses vendiendo antígenos en farmacias antes que España -empezaron a comercializar en 2021- y tienen canales más abiertos con el principal país productor, China. Esto facilita las cosas”, añaden fuentes de esta asociación, que agrupa a 19 mayoristas con una cuota de mercado del 97%. Jaume Pey, director general de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (ANEFP), apunta otro motivo: “En otros países el precio es más bajo porque tienen sus propios productores, como es el caso de Alemania. Esto no pasa en España.

Sea del país que sea, los precios siempre son más bajos en los supermercados que en las farmacias. Además, en países donde los antígenos se encuentran entre dos y tres euros en los supermercados, el precio de la farmacia no difiere, en general, sustancialmente del de las farmacias españolas. Pero a diferencia de otros países europeos, España no permite la venta de antígenos fuera de estos establecimientos sanitarios, lo que suprime la alternativa barata a la que recurren muchos consumidores europeos.

“Las grandes tiendas venden prácticamente a precio de costo. Las farmacias no pueden obtener márgenes tan bajos. Creo que las pruebas solo se deben vender en farmacias porque es bueno para la salud. Algunas personas necesitan ayuda para llevarlos a cabo y hay comunidades, como Cataluña, donde la propia farmacia informa del positivo. Este valor agregado es importante”, dice Pey. De momento el gobierno no ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que los antígenos se puedan comprar en los supermercados. “He leído que se critica que no se venden [antígenos] En supermercados. España ha optado por suspender la estrategia de test de antígenos en las farmacias”, ha explicado Pedro Sánchez este martes en una entrevista con la Cadena SER.

Dos pruebas de antígeno en Rennes, Francia el miércoles.
Dos pruebas de antígeno en Rennes, Francia el miércoles. DAMIEN MEYER (AFP)

La Asociación Nacional de Empresas de Gran Distribución (Anged), en la que se encuentran empresas como El Corte Inglés o Carrefour, envió a finales de diciembre una carta a Sanidad pidiendo esta posibilidad: «Esta medida ya se ha adoptado con éxito en otros países europeos». países como Alemania, Francia, Holanda y Portugal. De esta forma, por un lado, se podrá obtener un acceso más fácil y rápido a millones de pruebas de antígenos y, por otro, también se podrían evitar movimientos especulativos y se podría ofrecer un precio más asequible y competitivo”.

Estos movimientos especulativos se produjeron en torno a la Navidad debido a la escasez de oferta. “Ahora que no hay problemas, que las farmacias tienen todos los antígenos necesarios, podemos confiar en la ley del mercado. Lo que más baja los precios es el propio mercado”, añade Pey, y cita como ejemplo las mascarillas quirúrgicas: “Se aprobó un precio máximo de 0,96 céntimos por unidad, que bajó a 0,62 meses después por la bajada del IVA, que también se aplica a los antígenos – y no hay quien los venda a ese precio, cuestan menos”.

Por tanto, cabe preguntarse por qué el gobierno no introdujo el precio máximo cuando los antígenos se vendían a 10 euros o más la unidad. La portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, explicó los argumentos del Gobierno en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes: «Había tensión en el mercado -entre el 13 y el 26 de diciembre se vendieron 11,2 millones de pruebas- en España, lo que representa más de la mitad de los 20,4 millones comercializados desde julio y el Gobierno, de la mano de distribuidores y escuelas farmacéuticas, ha garantizado el abastecimiento. Ahora tenemos garantizado el abastecimiento y vamos a fijar precios máximos. El abastecimiento no estaba garantizado, los precios no se podían fijar». Expertos de la industria farmacéutica y asociaciones de consumidores consultados por este diario creen que los controles de precios están «atrasados», pero acogen con satisfacción la medida. «Contribuirá a acabar con una situación que hemos denunciado en reiteradas ocasiones y de la que han sido víctimas los farmacéuticos, debido a las subidas de precios desmedidas y a las tensiones del mercado provocadas por actores fuera del canal farmacéutico”, señala el Consejo General de Farmacia en un comunicado.

“Esperamos que el Gobierno actúe con pleno conocimiento de causa”, concluye Pey, que se niega a precisar qué precio máximo consideraría “razonable”. El Partido Popular ha puesto este miércoles una cifra sobre la mesa: «Proponemos que los test tengan un precio máximo de dos euros», ha dicho el secretario general del PP, Teodoro García Egea. El precio máximo se conocerá en la reunión de la Comisión Interministerial y entrará en vigor tan pronto como se publique en el Boletín Oficial del Estado.



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More