La auditoría de los abusos encargada por la Iglesia investigará el encubrimiento y propondrá indemnizaciones | Sociedad

0



La investigación que la Conferencia Episcopal Española (CEE) encargó al bufete de abogados Cremades & Calvo Sotelo para investigar de forma independiente los casos de pederastia en la Iglesia en las últimas décadas abordará también el posible encubrimiento de estos delitos por parte de la jerarquía eclesiástica y el pago de indemnización, aseguran a EL PAÍS fuentes cercanas al juicio. Asimismo, argumentan que el grupo de trabajo cooperará en cualquier investigación que sea iniciada por las instituciones y brindará toda la información a su alcance. El objetivo de los obispos, aseguran las propias fuentes, es que la investigación sea auxiliar y complementaria a la que promueve el Estado.

Las obras previstas seguirán el modelo aplicado por la Iglesia de Alemania y, de hecho, el despacho de abogados madrileño contará con el asesoramiento del despacho Westpfahl Spilker Wastl (WSW), el mismo que se hizo cargo de la archidiócesis de Múnich. El resultado fue un informe, publicado a principios de este año, que contabilizó 497 víctimas de abuso sexual cometido por 235 clérigos entre 1945 y 2019 solo en ese obispado. El punto más relevante fue que destacó el presunto encubrimiento de algunos casos por parte de Benedicto XVI durante su paso por la diócesis. Los responsables de la oficina también consultaron a los autores del informe Sauvé, de la Iglesia francesa.

El presidente del despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo, Javier Cremades, comparecerá este martes ante la prensa para explicar los detalles de esta investigación, junto al presidente de la CEE, el cardenal Juan José Omella. Los obispos españoles ya informaron este lunes en un comunicado de que habían encargado una auditoría a esta empresa para abrir un «canal independiente» de recepción de denuncias y revisión de procedimientos judiciales «dirigidos a sancionar prácticas delictivas», pero no concretaron estas líneas de investigación. Contactada por este diario para ampliar la información, la CEE respondió que esperará la invitación para dar más información. Incluso el despacho de Cremades & Calvo Sotelo no ha querido hacer declaraciones y se refiere a la rueda de prensa prevista para este martes. Pero formula una orientación general: “Tenemos la tarea de llegar hasta el final para que salga a la luz toda la verdad”, dicen sus voceros.

El despacho es uno de los líderes en España en demandas colectivas, con una dilatada experiencia en casos complejos con un gran número de partes interesadas, como el caso Madoff, con 3.000 demandantes; Bankia, con 3.500; el de los daños causados ​​por la huelga de los controladores, con 15.000 afectados; o el cartel del automóvil, con 19.000. En este sentido, indican que su prestigio está en juego.

Según fuentes familiarizadas con el acuerdo, los obispos se pusieron en contacto con la firma de abogados a principios de enero para pedir consejo sobre cómo abordar el problema y, a mediados de febrero, un jefe de la firma se presentó ante los obispos en el comité ejecutivo de la agencia. El objetivo encomendado a la oficina era tanto hacer un mapa histórico de lo sucedido en la Iglesia española respecto a la pederastia, como abrir un cauce para poder hacer un retrato del problema en este momento y que el mayor número posible de las víctimas pueden dar su testimonio. La empresa ya ha abierto un correo electrónico: denunciaabusos@cremadescalvosotelo.com.

Para esta tarea, la Firma creará un equipo interdisciplinario de 18 personas que incluirá abogados de la Firma y personalidades externas, como magistrados de reconocido prestigio y expertos en psicología y otras disciplinas. El objetivo es que el grupo de trabajo asegure las mismas fuentes, opere con total independencia y otorgue un papel central a las víctimas y asociaciones de afectados.

El plazo inicial que se plantea en el proyecto es por lo menos entre 12 y 18 meses de trabajo. Además de escuchar los testimonios de las víctimas que contactan con la empresa, también pretende recibir información de investigaciones internas ya realizadas por órdenes religiosas y diócesis. El trabajo se presenta como una auditoría externa y el objetivo es presentar un informe final con las conclusiones del trabajo que incluye recomendaciones, incluso sobre indemnizaciones según los baremos de los juzgados y compañías de seguros españoles. Sin embargo, a diferencia del informe de la comisión independiente en Francia, no pretende incluir estimaciones y extrapolaciones estadísticas, ni valoraciones de las causas del problema de los abusos y del funcionamiento interno de la Iglesia.

La transición de la jerarquía eclesial, similar a la iniciada hace dos años por la archidiócesis de Munich, representa un cambio completo de la posición de la CEE, que hasta ahora ha rechazado cualquier investigación independiente. Sin embargo, los hechos se precipitaron tras el informe con 251 casos de abusos entregados por EL PAÍS al Papa y al cardenal Omella el pasado mes de diciembre. En enero Unidas Podemos, ERC y EH Bildu dieron el primer paso desde la política para abordar el tema, con la propuesta de una comisión parlamentaria de investigación. Posteriormente, el PSOE creó una comisión encabezada por el Defensor del Pueblo. Así, en estos momentos hay tres propuestas de otras tantas vías de investigación que, de hecho, podrían lanzarse al mismo tiempo, mientras los partidos políticos negocian una fórmula de consenso. Y serían cuatro junto con la investigación que ya está en marcha en la propia Iglesia. Por su parte, la CEE ha tachado de «trampa saducea» a la posible comisión parlamentaria, y aún no ha aclarado su posición sobre la comisión independiente sugerida por el Ejecutivo, ni si colaborará en esta investigación oficial.

Una iniciativa «indignante» para las víctimas

Para la mayoría de las asociaciones de víctimas, contratar un despacho de abogados es una maniobra de la Iglesia para limpiar su imagen, «una jugada de ajedrez para evitar que avancen otros encargos», aclara Fernando García Salmones, miembro de Infancia Robada y víctima de la pederastia en la Iglesia. Considera «indignante» confiar esta tarea a un particular. Infancia Robada emitió este lunes un comunicado en el que dudaba de la credibilidad e imparcialidad de dicha oficina, afirmando que algunos de sus miembros tienen vínculos con el Opus Dei. “Es el momento de externalizar una auditoría externa a personas con experiencia contrastada en estas materias”, dice la nota de prensa.

Miguel Ángel Hurtado, víctima de malos tratos en el monasterio de Montserrat, cree que la investigación del despacho de abogados solo será positiva si «llega al fondo del asunto». “Está en juego la credibilidad de Cremades & Calvo Sotelo. Si el objetivo no es esclarecer la verdad, sino colaborar para blanquear la imagen, el daño reputacional será considerable”, añade Hurtado.

Si tiene conocimiento de algún caso de abuso sexual que no haya salido a la luz, escríbanos con su queja a abusi@elpais.es

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More