La Palma, con el miedo de que el volcán sepulte de nuevo a sus difuntos | Sociedad

0


La lava no da tregua. Ni siquiera los muertos. Fernanda Fernández (83) vive con miedo en su cuerpo desde que el volcán de La Palma entró en erupción el 19 de septiembre. Además del daño que están causando los flujos de lava en su isla, reza todos los días para que el magma no entierre el cementerio de Los Ángeles, comúnmente llamado Las Manchas. «La mitad de mis parientes por parte de mi padre están enterrados allí», y enumera una larga lista de fallecidos. «Mi abuelo, mi abuela, mi tía María, sus dos hijos, sus hermanas Leonor y Catalina …». Ese cementerio se ha hundido en cenizas ahora mismo. La lava lo sigue a unos 200 metros de distancia, con la única protección del monte Cogote. Este domingo, el Departamento de Emergencias Militares acudió al lugar para limpiar parcialmente las cenizas.

Fernanda Fernández no es más que un ejemplo del dolor que traen cientos de palmeras a quienes velan por sus muertes en fechas como la de este lunes que es más que una tradición. Hay una veintena de cementerios en La Palma. Las Manchas es la más grande de todas las de la zona, con más de 5.000 tumbas y mil metros cuadrados de superficie. También es el único de la isla con un crematorio, ahora inutilizable, lo que dificulta aún más la vida de los isleños. Quienes pueden permitírselo envían los cadáveres a Tenerife.

Fernanda en el cementerio de Breña Alta. Tiene a parte de su familia enterrada en el cementerio de Las Manchas, que está ubicado en un área restringida amenazada por el volcán. Carlos Rosillo

Otros años, Fernández iría a plantar flores para sus allegados. «Me tengo que ir … Si pudiera, me hubiera ido en un día especial como hoy». Sí, fue a depositar flores en el cementerio de San Pedro y está esperando que su hijo la lleve al de Breña Alta, donde está enterrado su esposo.

“En la gente de las palmeras, como en tantas otras, sigue arraigada la tradición de ir a poner flores en los cementerios. Sobre todo en el día de muertos ”, explica Carmen Linares, decana del Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife y coordinadora de la asistencia psicológica de emergencia en la isla.“ Tomamos conciencia del problema gracias a las personas que nos lo habían explicado. nos preocupan. ”, explica.

Linares se dio cuenta de que a estas personas había que darles una alternativa «para evitar el dolor de no poder ir al cementerio». Decidieron actuar de dos formas diferentes.

El primero, el aspecto «más fuerte» del proceso, es trabajar en la parte «más espiritual». «La persona no está allí, en realidad», dice. “Está en todas las experiencias, en todos los momentos que has compartido con ella. Ahí es donde tiene que estar la persona, para que ningún evento natural, como la lava del volcán que engulle el cementerio, se la pueda llevar ”, prosigue. Este enfoque, explica el psicólogo, no será «generalizado». “Cada caso es diferente, hay que tener en cuenta aspectos importantes como las creencias de cada persona o lo profundamente arraigadas que están”.

Dvd 31/10/21.  Cementerio de Las Manchas, en la isla de La Palma.  Cerrado por estar dentro de la zona de exclusión del volcán Cumbre Vieja.  CARLOS ROSILLO.
Dvd 31/10/21. Cementerio de Las Manchas, en la isla de La Palma. Cerrado por estar dentro de la zona de exclusión del volcán Cumbre Vieja. CARLOS ROSILLO.

Este trabajo puede no ser suficiente, por lo tanto, fue diseñado para dar una alternativa a ese lugar de culto, para que los dolientes puedan depositar «un ramo de manera simbólica», o ayudar a montar un pequeño altar en su hogar que permita ellos para calmar el dolor.

En este sentido, la Municipalidad de Los Llanos de Aridane ha anunciado que tiene previsto celebrar la Eucaristía en una carpa instalada en una plaza del pueblo para quienes no puedan acudir a Las Manchas.

Los visitantes del cementerio de Los Llanos limpiaron ayer las cenizas de las tumbas.
Los visitantes del cementerio de Los Llanos limpiaron ayer las cenizas de las tumbas.Carlos Rosillo

El párroco Alberto Hernández es párroco de La Laguna y Todoque. El primer distrito está evacuado; el segundo, arrasado. Durante días ha estado escuchando las mismas preguntas de sus feligreses al final de la misa: “¿Podemos ir al cementerio? ¿Podré llevar flores a mi madre, a mi marido, a mi hermano, a mi hija …? El religioso también opina que es necesario un acto «simbólico» que «pueda canalizar ese deseo de estas personas ya excesivamente atormentadas por la erupción, de que ellos tampoco se queden con la pena por no respetar la memoria anual de sus seres queridos». . fallecido «.

Y una vez pasado el día de los muertos, no queda más remedio que seguir esperando. «Rezo todos los días para que no venga», se queja Fernanda Fernández. “Cada vez que veo las noticias en la televisión tengo ganas de llorar. Ya pasó un volcán y nos deshicimos de él. Espero que esto no sea lo que les pase ”.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More