“Lo posterior que se podía esperar ella es que un médico la calificara como enferma por ser maricón” | Sociedad

0



«Enfermedad actual: homosexual». Es el sorprendente diagnóstico que encontró una joven murciana de 19 años tras un reconocimiento ginecológico en el hospital público Reina Sofía, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud no ha considerado la condición sexual como una enfermedad desde hace más de 30 años de personas.

La niña había acudido sola a la consulta por alteraciones de la menstruación, y era la primera vez que acudía al ginecólogo, según relata su madre, Santi (que no quiere que se publique su apellido), en conversación telefónica con EL PAÍS. . Durante el chequeo, la joven le contó al ginecólogo sobre su orientación sexual «por si pudiera tener alguna relevancia a la hora de tratar un tratamiento» y consideró que todo el curso de la visita fue «normal» hasta el exterior. hospital, leyó el informe. «Lo último que podía esperar es que un médico la clasificara como enferma por homosexual», criticó su madre.

Ambos decidieron ponerse en contacto con el colectivo LGTBI Galactyco para pedir ayuda y orientación porque, dice Santi, no querían que un caso así «pasara desapercibido». El revuelo mediático hizo que ambos fueran recibidos este jueves por la dirección médica del hospital, quien pidió disculpas y rectificó el informe y el historial médico de la niña. Tanto el Centro de Salud como la Consejería de Sanidad de Murcia creen que es un «error» del médico al rellenar los campos de la historia clínica, pero Santi acepta a regañadientes esta posibilidad: «No es un clic perdido en una casilla, una persona escribió a mano la palabra homosexual bajo enfermedad. Si es un error, es un error muy grave ”, lamenta.

Situaciones recurrentes

La vicepresidenta del colectivo Galactyco, Mar Tornero, explicó a EL PAÍS que este tipo de situaciones es «más común que la opinión pública», ya que muchas veces los casos no trascienden porque las personas afectadas prefieren permanecer en el anonimato o no quieren para revivir la situación sufrida. Las asociaciones LGTBI también obtienen «una fracción de lo que sucede», dice, porque no todas las personas que experimentan ataques o comportamientos homofóbicos quieren denunciarlos o compartirlos con otros.

Santi, que también trabaja en el Servicio de Salud de Murcia y lo hacía hasta hace unas semanas en el mismo hospital donde fue atendida su hija, asegura que no quiere «perjudicar» la salud pública murciana, sino evitar que «vuelvan a comprometerse». injusticias como estas «y que ninguna otra persona tenga que pasar por una situación similar. El ginecólogo que emitió el informe estuvo disponible para conocer a la niña y pedir disculpas en persona, aunque la madre espera que se aclaren las responsabilidades hasta el final y si Es necesario abrir algún tipo de sanción o expediente, opinión que comparten con Tornero. “Es muy difícil cometer este error, ver la homosexualidad como una enfermedad es algo que estaba en la cabeza de esa persona que la escribió en una relación. con todas sus cartas ”, dice el activista, que ha pedido más formación a los médicos para que estos comportamientos no se repitan.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More