Los detectives de las nuevas variantes del coronavirus | Sociedad

0 0


Cuando los epidemiólogos predicen la evolución de la pandemia de covid, la mayoría asume que la enfermedad se quedará con nosotros, creando ondas (o brotes) cada vez menos letales gracias a las vacunas y la inmunidad natural adquirida después de millones de infecciones. Pero casi todo el mundo pone una etiqueta como esta: «A menos que una nueva variante ponga todo patas arriba». Es una posibilidad que no ven como muy probable, pero que nadie se atreve a descartar. Los laboratorios de cientos de hospitales de todo el mundo están trabajando para analizar la evolución genética del virus para detectar cualquier mutación que pueda dar un nuevo giro a la pandemia. Soy un rostro menos conocido en la lucha contra el coronavirus, el termómetro de ondas: el primero en advertir que la tendencia de los resultados de las pruebas está cambiando.

Uno de estos laboratorios está ubicado en el Hospital Universitario de La Paz, al norte de la ciudad de Madrid. En las mazmorras de la maternidad, la pandemia ha trazado sus ciclos: desde comienzos angustiosos en los que no había suficientes reactivos para realizar pruebas que midieran el avance del virus hasta la actualidad, cuando los robots automatizan el trabajo y permiten analizar más de 3.000 muestras por día. El jefe del servicio de microbiología, Julio García Rodríguez, recuerda los momentos en que las muestras llegaban en las bolsas de basura y prácticamente todo el personal estaba concentrado en el coronavirus hasta un momento de «maduración y normalización», en el que todo está volviendo a su canal. .

Un técnico de laboratorio sostiene una muestra antes de realizar la PCR.Kike Para

Entre las muchas máquinas que funcionan seleccionando y analizando muestras bajo la supervisión de médicos y técnicos de laboratorio, una está completamente dedicada al escrutinio de la composición genética de los positivos de covid. Fernando Lázaro, uno de los médicos encargados de esta tarea, explica que su trabajo es muy similar al de los científicos que, a principios de enero de 2020, lograron identificar el SARS-CoV-2, un patógeno que hasta entonces era desconocido para la humanidad. .

“La máquina analiza todo el material genético de la muestra. La mayoría son humanos y se descartan. Entre los que no lo son, ver si son estructuras conocidas o nuevas, como sucedió en Wuhan ”, dice Lázaro. Una vez que se reconoce el virus, buscan mutaciones en su ARN que puedan hacerlo más infeccioso o letal, algo que toma de cuatro a siete días por muestra.

Los resultados obtenidos desde La Paz y otros 35 hospitales de España se transforman en una inmensa base de datos abierta a todos los científicos del mundo que trabajen en el covid para poder comparar las líneas del coronavirus, cómo evoluciona y si en algún momento lo hace. puede ser un peligro. Inmaculada Casas, coordinadora de esta red (denominada Relecov) del Centro Nacional de Microbiología (CNM) de Majadahonda, explica que están particularmente atentos a la espícula, que es donde se unirán los anticuerpos neutralizantes y es fundamental para la efectividad de la vacuna. “Pero el virus es realmente como una máquina, cada uno de sus genes puede funcionar de una manera y generar mutaciones que permitan, por ejemplo, una mayor adaptación al huésped”, agrega.

Aunque la secuenciación genética ya se realiza en España prácticamente desde el inicio de la pandemia, la red se puso en marcha entre finales de 2020 y principios de 2021, cuando la variante alfa entró en el país. En ese momento, la Comisión Europea pidió a los estados que probaran aleatoriamente al menos entre el 5% y el 10% de los positivos. «Esto es lo que los epidemiólogos consideran suficiente para detectar una nueva variante en circulación, debido a una mutación o una importación», dice Casas.

Personal del laboratorio de microbiología de La Paz.  De izquierda a derecha, Elena Vicario, Jorge Piedad, Julio García (jefe de departamento) e Iván Bloise.
Personal del laboratorio de microbiología de La Paz. De izquierda a derecha, Elena Vicario, Jorge Piedad, Julio García (jefe de departamento) e Iván Bloise.Kike Para

La variante alfa fue la que se descubrió en el Reino Unido y se puso de moda en España en el invierno de 2021, antes de que el delta más contagioso llegara en la primavera y se convirtiera en dominante. Antes del alfa predominaba en la Península una variante del mismo, probablemente generada en el apogeo de las infecciones de la primera ola y que se descubrió en la primavera de 2020. Fue mayoritaria en la segunda ola de covidas y se ha detectado en otros paises. “No es necesariamente que fuera mucho más contagioso que los demás, es que había una gran población susceptible y era fácil de expandir”, explica la investigadora del Instituto de Salud Carlos III, del que depende el CNM. Este, a diferencia de los que vinieron después (alfa, delta …), no fue bautizado con un nombre por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un sistema que vendría después para, entre otros, no estigmatizar a los países donde se han producido mutaciones. sido descubierto.

Ahora que las infecciones están retrocediendo, en el hospital de La Paz se analizan prácticamente todas las muestras positivas que les llegan, según el jefe del servicio de microbiología. «Hoy dia [el pasado viernes 24 de septiembre] de casi un centenar de muestras, sólo una dio positivo ”, explicó. El porcentaje de positividad es uno de los indicadores clave para conocer el estado de la epidemia en un territorio. Por debajo del 5%, la OMS afirma que se puede considerar bajo control. En España, este viernes fue del 2,8%.

Es algo que los laboratorios son los primeros en detectar. Igual que las cargas de casos. “Cuando estamos en el valle de una ola, con muy pocos aspectos positivos, y los vemos empezar a crecer, ya sentimos que viene otra ola. Así era en todos ellos ”, dice García Rodríguez. El volumen de trabajo de laboratorio, sin embargo, no está tan relacionado con el número de infecciones, sino con otros factores como el cribado masivo.“ Cuando hace un año en Madrid hicieron Fueron exámenes aleatorios, nuevamente tuvimos el laboratorio al límite de su capacidad, aunque no hubo muchos positivos «, dice.

El laberíntico laboratorio de La Paz, hoy, vive ya en una situación normalizada. Todavía necesitan muchos de los refuerzos que se han incorporado para trabajar en el covid, pero continúan realizando todo tipo de tareas, desde sofisticados procesos de microbiología molecular, como la PCR, hasta el trabajo tradicional con cultivos y microscopios para detectar patógenos que no lo hacen. .. difieren mucho de lo que se hizo hace un siglo. Se han recolectado más de 3,000 patógenos en la base de datos de La Paz. Cuando no está claro qué hay en una muestra, se lleva a la máquina de secuenciación. Al igual que hicieron en Wuhan en enero de 2020. Así es como se descubren los virus que causan una pandemia.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More