Los grandes premios de investigación discriminan a las mujeres | Ciencia

0



Las mujeres juegan un papel cada vez más importante en la investigación científica. De 2013 a 2018, el porcentaje de trabajadoras en este entorno pasó del 28% al 33% del total, según el informe de la Unesco Para ser inteligente, la revolución digital tendrá que ser inclusiva. A pesar de estas mejoras, todavía tienen menos probabilidades que los hombres de ganar un premio que represente la excelencia de su carrera. Un ejemplo es el premio Nobel otorgado esta semana, en las categorías de medicina, física y química, en el que los siete ganadores fueron hombres. Esta deficiencia fue examinada en un estudio publicado por la revista Estudios de ciencia cuantitativa. La investigación analizó 141 premios internacionales de gran prestigio entre 2001 y 2020. Los resultados muestran que, aunque las mujeres ahora están ganando más reconocimiento, aún existen desigualdades. Estos premios han sido recibidos en los últimos años por 2.011 hombres y 262 mujeres. Además, 22 de estos premios (16% del total) no han sido otorgados a ningún investigador en estas dos décadas. Entre estos se encuentran algunos que llevan nombres de científicos, como el Premio Maryam Mirzakhani en Matemáticas (otorgado cuatro veces desde 2001) y el Premio Queen Elizabeth en Ingeniería (recibido por 14 hombres desde su primera edición en 2013).

Este análisis se dividió en cuatro intervalos, cada uno con una duración de cinco años. Las categorías de reconocimiento fueron biología y ciencias de la vida (incluida la medicina), informática, ingeniería, matemáticas, física y ciencias sociales y del comportamiento (incluida la psicología). En los primeros cinco años analizados (2001-2005), la presencia de mujeres fue del 30% de los 111 premios disponibles en ese momento. Este porcentaje aumentó en nueve puntos porcentuales (39% de 132 primas) en el período posterior. Entre 2011 y 2015 la cifra mejoró significativamente, al estar representada la mitad (50% de 137) y, en el último intervalo, los investigadores lograron estar presentes en el 65% de 141 premios. Lokman I. Mehon, científico de la información de la Universidad de Beirut y autor principal de la investigación, señala que, a pesar de una mejora significativa, «el sistema debe dar más reconocimiento a las investigadoras para ser justo con ellas».

La autora también analiza si el aumento de profesoras en Estados Unidos también ha provocado un aumento en el reconocimiento de las investigadoras. Entre 2001 y 2005, los profesores investigadores representaron el 17% de la profesión y obtuvieron solo el 6% de los 693 premios individuales otorgados en el país. En los últimos cuatro años de la última década, las profesoras llegaron a representar casi un tercio de los investigadores, pero ni siquiera fueron reconocidas en la misma proporción, ya que representaron solo el 19% de los 1.001 premios estudiados. Para lograr el equilibrio con sus compañeros, deben estar representados en otros nueve puntos. Lograr este equilibrio en categorías como biología o matemáticas requeriría aún más ganadores. Solo en informática los premios a investigadores se mantuvieron estables hasta 2015 y luego registraron un fuerte aumento.

Capitolina Díaz, profesora de Sociología y ex presidenta de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT), sostiene que tal equilibrio podría lograrse entre la proporción de investigadores y los premios obtenidos, pero que no cree que la cultura científica «aún se mantenga». democratizados para reconocer el talento y la excelencia en las mujeres con la misma facilidad con que lo reconocen en los hombres ”. En la categoría física, los premios otorgados en Estados Unidos lo han logrado en los últimos cinco años, pero queda por ver si ser mantenido en el tiempo.

Situación en España

Esta no es la primera vez que se estudia la brecha de género en los premios de ciencias. Desde la AMIT dirigieron un estudio en el que analizaron 37 premios académicos y científicos de diferentes ramas otorgados en España entre 2009 y 2014. Los resultados arrojaron una infrarrepresentación de investigadores en estos, reconocida solo en el 17,63% del total. Además, esta investigación se refleja en un techo de cristal dentro de las esferas superiores, ya que la sobrerrepresentación masculina aumenta con la cantidad de premios. De los tres con mayor compensación económica, solo el 7,14% fueron reconocidos en esos años. Además, esta infrarrepresentación también está presente, aunque en menor medida, en los jurados de premios estrictamente científicos.

Este sesgo en la ciencia se puede ver mucho antes. A pesar de que el número de mujeres científicas va en aumento desde hace años, llegando al 42% del personal investigador en España, no todas continúan como investigadoras y avanzan a un ritmo más lento que sus pares, según los datos facilitados por el Gobierno en el documento. Científicos en cifras. La Unesco ofrece información similar en el estudio antes mencionado y denuncia que, además de tener carreras más cortas y menos remuneradas, suelen recibir becas de investigación más modestas.

Pilar López Sancho, profesora investigadora del Instituto de Ciencia de Materiales Madrid-CSIC y cofundadora de AMIT, explica que la idea de que la ciencia «es para hombres» está muy interiorizada. Incluso este prejuicio, señala, se encuentra en los mismos investigadores porque se presentan a menos promociones y premios, ya que, «hasta que no están absolutamente seguros de que tienen un currículum fantástico, no se presentan, mientras que los hombres hacen más».

puedes seguir PREGUNTA Sobre Facebook, Gorjeo Y Instagram, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More