Los participantes del estudio ofrecieron consejos bártulos para mejorar el jerga climático

0


Un nuevo estudio encuentra que los residentes de EE. UU. Tienen dificultades para comprender los términos que los científicos utilizan con frecuencia para describir el cambio climático. Los participantes del estudio dijeron que algunos términos eran demasiado complejos para entenderlos. Otros términos se han malinterpretado en el contexto del cambio climático. Los participantes sugirieron un lenguaje alternativo más simple.

El estudio fue publicado en una edición especial de Cambio climático titulado Comunicación sobre Cambio Climático e IPCC.

El estudio fue dirigido por USC Dornsife Public Exchange e incluyó a un equipo de investigadores de la USC y personal de la Fundación de las Naciones Unidas.

Se pidió a los participantes del estudio que calificaran lo fácil que era entender ocho términos de informes disponibles públicamente escritos por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático. (Los documentos utilizados para el estudio no incluyeron el último informe del IPCC, que se dio a conocer al público el 9 de agosto de 2021). La Fundación de las Naciones Unidas eligió los términos a través de una consulta informal con el IPCC.

Los ocho términos fueron «mitigación», «carbono neutral», «transición sin precedentes», «punto de inflexión», «desarrollo sostenible», «eliminación de dióxido de carbono», «adaptación» y «cambio repentino». «Mitigación» fue el término más difícil de entender; «cambio abrupto» fue el más fácil.

También se pidió a los participantes que proporcionaran sugerencias para un lenguaje alternativo. En general, aconsejaron utilizar términos más sencillos y utilizarlos en el contexto del cambio climático. Por ejemplo, para el término «transición sin precedentes», que el IPCC define como «cambios rápidos, de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad», los participantes sugirieron «un cambio nunca antes visto».

Para el «punto de inflexión», que el IPCC define como «un cambio irreversible en el sistema climático», un encuestado ofreció: «demasiado tarde para arreglar algo».

La investigación publicada anteriormente sugiere simplificar el lenguaje para aumentar la comprensión:

  • Limite las oraciones a 16-20 palabras y use palabras con no más de dos sílabas siempre que sea posible (Cutts 2013; Kadayat y Eika 2020; McLaughlin 1969).
  • Escribir para el público al nivel de un lector de 12 o 13 años (nivel de grado 6 a 7 de EE. UU.; Wong-Parodi et al. 2013).

Comentario del investigador

Wändi Bruine de Bruin, autora principal del estudio y profesora rectora de políticas públicas, psicología y ciencias del comportamiento en la Universidad del Sur de California (USC):

“Un entrevistado resumió la idea muy bien diciendo: ‘Parece que estás hablando por encima de la gente’. Los científicos deben reemplazar la jerga por el lenguaje cotidiano para ser comprendidos por un público secular «.

«En varios casos, los encuestados han propuesto alternativas simples y elegantes al lenguaje existente», dijo Bruine de Bruin. «Nos recordó que, si bien el cambio climático puede ser un problema complejo, no es necesario hacerlo aún más complejo usando palabras complicadas».

Pete Ogden, vicepresidente de Energía, Clima y Medio Ambiente de la Fundación de las Naciones Unidas, dijo: «Necesitamos mejorar en la comunicación de la terrible amenaza del cambio climático si planeamos generar apoyo para una acción más enérgica para detenerlo. Necesitamos para empezar a usar un lenguaje que cualquiera pueda entender «.

Diseño del estudio

Un investigador cualitativo del Centro Dornsife de Investigación Económica y Social de la USC presentó los términos a 20 participantes con una variedad de antecedentes y puntos de vista sobre el cambio climático. Los participantes se extrajeron del estudio Understanding America de USC Dornsife por sus diferentes puntos de vista sobre el cambio climático y la diversidad en términos de edad, raza, género y educación.

En un estudio cualitativo como este, una muestra de 20 es lo suficientemente grande como para encontrar términos que podrían malinterpretarse (Morgan et al. 2002). De hecho, el 88% de los malentendidos en este estudio se plantearon en las primeras 10 entrevistas. Después de 17 entrevistas, no surgieron nuevos malentendidos. Los investigadores dicen que se necesitaría una encuesta de seguimiento para examinar la frecuencia con la que ocurren malentendidos o quién es más probable que los experimente.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por Universidad del Sur de California. Original escrito por Lance Ignon. Nota: El contenido se puede cambiar según el estilo y la longitud.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More