“Por el camino se quedan más mujeres matemáticas que hombres” | Ciencia

0



Si hay algo que une a Judit Muñoz, María Cumplido, Maripaz Tirado, Mercedes Pelegrín García, Ujué Etayo, María Ángeles García Ferrero, María Jesús Carro y Olga Gil es la pasión por las matemáticas. Aunque no todos siempre han tenido tan clara su vocación, recuerdan la gran satisfacción que sentían al resolver problemas que no parecían fáciles. Esta ciencia siempre ha sido un gran desafío para ellos. Ahora tienen otro punto en común: todos fueron premiados el pasado martes por la Real Sociedad Matemática Española (RSME) y la Fundación BBVA. Los cinco primeros se distinguieron por los Premios Vicent Caselles para jóvenes investigadores, que otorgan conjuntamente ambas instituciones; el siguiente recibió el premio José Luis Rubio de France de la sociedad científica y los dos últimos la Medalla RSME en reconocimiento a su trayectoria profesional, en las ediciones 2020 y 2021 de los premios. Las científicas, de entre 29 y 65 años, se reunieron horas antes del acto con EL PAÍS para reflexionar sobre los temas que aquejan a las mujeres matemáticas, como los obstáculos para acceder a la profesión, los posibles estereotipos o la inestabilidad laboral.

Muchas de las carreras de ciencias siempre han estado ligadas a términos como excelencia o brillantez. Un estudio publicado en 2017 en la revista Ciencias concluye que, a la edad de seis años, es menos probable que las niñas crean que las personas del mismo sexo son brillantes. María Cumplido, investigadora postdoctoral de la Universidad de Sevilla que ha conseguido resolver un problema matemático que tiene más de dos décadas, reconoce que estos estereotipos influyen y que es fundamental educar a todos en igualdad de condiciones, ya que no hay «cerebros». «del cerebro de niños y niñas». María Jesús Carro, referente internacional en análisis matemático, dice que el apoyo de los más cercanos a ella es fundamental para ella: «Como yo tenía una familia en la que realmente me trataban como a mis hermanos, no vivió estos estereotipos «.

Si bien la tasa de graduados en ciencias, matemáticas e ingeniería en 2019, según el INE, alcanzaba apenas el 12%, muchos de ellos encontraron grandes diferencias entre sexos una vez terminaron sus estudios universitarios. Esta es la experiencia de Judit Muñoz, cuya investigación se aplica a la ingeniería: “Cuando yo hacía matemáticas éramos muchas mujeres. Pero a la hora de elegir el doctorado, se acabó. Ahora mismo estoy trabajando en Estados Unidos y en mi área de investigación somos una minoría abrumadora ”. Olga Gil, profesora jubilada de Geometría y Topología y primera y única presidenta de la RSME, asegura que el gran salto está en la transición de la carrera de graduación a la carrera investigadora, tanto en la universidad como en la empresa.

La inestabilidad laboral es uno de los problemas que más preocupa a los jóvenes científicos. Mercedes Pelegrín García, que trabaja en la gestión del tráfico aéreo para taxis voladores, denuncia el sistema que existe en España en las universidades y el difícil acceso para tener un trabajo fijo en ellas. «Las cosas son tan precarias … No debería ser normal tener que pasar por alto postdoctoral [investigación posdoctoral] Sobre postdoctoral para llegar a algo atractivo para ti al final. Es una buena opción para conciliar, el problema es llegar «, explica. María Ángeles García Ferrero, quien a pesar de que estudió física luego hizo un doctorado en matemáticas y ahora se dedica a las ecuaciones diferenciales parciales, recuerda que empezó a notar más diferencias con sus compañeros cuando terminó la carrera y que en el camino eran “un porcentaje más alto de mujeres que de hombres”. Crees que la causa es la precariedad laboral.

Un estudio elaborado por el Ministerio de Ciencia y publicado en 2021 muestra este abandono paulatino de las mujeres a las carreras científicas: las mujeres jóvenes menores de 25 años constituyen el 57% de los organismos públicos de investigación. Una década después bajan al 48% ya los 65 apenas llegan al 29%. Ujué Etayo, cuya investigación se ha centrado en cómo distribuir una serie de puntos en un espacio para ayudar, por ejemplo, en la prevención de incendios, asegura que es una vida «super inestable» y que «hay que ser bueno, pero también tener suerte». . «.

En mi campo de investigación, somos una minoría abrumadora

Judit Muñoz, matemáticas

El hecho de que hayan tenido o no dificultades adicionales por ser mujer depende de las experiencias personales de cada persona. Carro asegura que en su dilatada carrera profesional no ha escuchado tal cosa. Satisfecho, sin embargo, tuvo una experiencia completamente opuesta e insiste en la necesidad de cambiar la cultura de la academia. «Si estoy aquí hoy es a pesar de algunas personas», dice.

A pesar de las posibles desventajas, muchas de ellas señalan que ahora sienten una mayor visibilidad de las mujeres en el mundo matemático. Pelegrín García anuncia con entusiasmo un programa en el que participa y en el que cada año eligen a 12 jóvenes investigadores para seguir su trabajo, preparar conferencias, publicar sus perfiles … “Es importante que se conozca nuestro trabajo y nuestro papel en la investigación”.

El tema de las matemáticas en las escuelas e institutos.

Las matemáticas es una asignatura para la que un número importante de escolares y universitarios tienen dificultades para aprender y divertirse, como muestra el estudio TIMSS, que certifica que el nivel en España está por debajo de la media de la UE. Las niñas, a medida que ascienden de rango, sufren aún más que sus pares por este asunto. Una encuesta de la Universidad de Zaragoza concluye que tienen menos eficacia autopercibida en la asignatura y mayor ansiedad antes de examinar la asignatura. Maripaz Tirado, teórica algebraica de las singularidades, cree que la metodología para la enseñanza de esta asignatura debería cambiarse, en algunas ocasiones, porque «puede resultar muy aburrida mientras se imparte». La nueva normativa propuesta por el Gobierno para los estudiantes tiene como objetivo, entre otras cosas, resolver situaciones aplicadas, en la medida de lo posible, al mundo real. Etayo sostiene que no sería una solución en su caso, ya que eligió la investigación pura para la lógica interna, el teorema cerrado. “Me avergonzaría un poco si perdiéramos el otro lado introduciendo una visión cercana a la realidad”, explica.

puedes seguir PREGUNTA Sobre Facebook, Gorjeo Y Instagram, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More