Reseña de “Voyagers”: la metáfora espacial carece de carácter

0 0


The Times se compromete a revisar los estrenos teatrales durante el Pandemia de COVID-19. Dado que la proyección de la película conlleva riesgos durante este período, recordamos a los lectores que sigan las pautas de salud y seguridad como descrito por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades es funcionarios de salud locales.

La película de ciencia ficción de Neil Burger “Voyagers” parece el producto de una sesión de lluvia de ideas que comenzó con el concepto “Contramaestre para adolescentes”. De hecho, el ADN de “Alien” es obvio en “Voyagers”, pero la obra maestra de 1979 de Ridley Scott es inevitable en la ciencia ficción moderna. Burger le dio al modelo robusto y familiar un giro de “El señor de las moscas” con una motivación tomada del empresario de Space X y aspirante a colonizador de Marte, Elon Musk: la Tierra está demasiado caliente, por lo que necesitamos encontrar otro planeta.

Con esta premisa, el guionista y director Burger (“El ilusionista”, “Divergente”) aprovecha para plantearse las preguntas necesarias sobre la migración intergaláctica: ¿cuánto tiempo llevará? ¿Quién irá? ¿Qué empacas? Las respuestas proporcionan la idea básica de “Voyager”. Llevará demasiado tiempo; de hecho, 86 años. Por lo tanto, deben planificar que al menos una generación viva en el espacio, reproduciendo a los futuros pioneros planetarios. Deben tener la edad suficiente para conducir, pero lo suficientemente jóvenes para sobrevivir al viaje. En cuanto a qué llevar: más comida y menos armas sería prudente, aunque los humanos nunca han sido excelentes en eso. Mientras los niños astronautas abordan su cohete, con Colin Farrell como el único adulto que supervisa, uno no puede evitar pensar: estamos condenados.

Quintessa Swindell por dentro "Viajeros."

Quintessa Swindell, al frente, en “Voyagers”.

(Puerta de los Leones)

En serio, la película es una alegoría política interesante, aunque contundente, que utiliza la nave espacial y los jóvenes a bordo, concebidos como bebés de probeta y criados de forma aislada, como una forma de examinar la dinámica social entre humanos. En una crisis, tienen que entender cómo funciona el orden social sin haberlo experimentado por sí mismos. Fueron elegidos genéticamente por ser geniales y alimentados en un rebaño igualitario, lejos de las desigualdades socioeconómicas, pero Burger finalmente afirma que no hay discusión con la naturaleza humana y las fuerzas del deseo, la lujuria, los celos y la ira.

A raíz de un vacío de poder, el grupo consulta “el programa” y elige al jefe de Christopher (Tye Sheridan), que lleva a Zac (Fionn Whitehead) a planear un golpe de estado, utilizando el rumor de que un extraterrestre se ha levantado para abordar la nave para manipular sus compañeros y organizar un motín. Si bien a menudo tiene la sensación de una campaña de consejo estudiantil a la hora del almuerzo, hay momentos que se hacen eco cuando somos testigos del efecto que esta combinación tóxica de miedo y desinformación tiene en la tripulación y su contribución a la escalada de violencia y división a bordo del barco.

Lilly-Rose Depp, en traje espacial, se asoma a través de una esclusa de aire abierta. "Viajeros."

Lilly-Rose Depp en “Voyagers”.

(Puerta de los Leones)

La alegoría impulsa la película, murmurando constantemente preguntas sobre el propósito, el destino y la identidad, así como comparaciones apropiadas con los movimientos políticos modernos y el autoritarismo. Es solo que los personajes dentro de esta metáfora de alto concepto no son tan interesantes más allá de su función simbólica. Su infancia aislada y la química cerebral científicamente calibrada los dejaron aburridos y truncados. A pesar de crecer juntos, estos chicos actúan como si se acabaran de conocer, como si no tuvieran ningún parentesco entre ellos. Incluso cuando el caos estalla después, el frío lo impregna todo y nunca se calienta.

Burger asume todas las preguntas (y ansiedades) correctas sobre las realidades de la migración espacial inducida por el cambio climático; es solo que, como película, “Voyagers” se siente más como un juego de rol que como una historia impulsada por personajes. Si bien hay formas fascinantes de interpretar los diferentes escenarios, así como profundas preguntas existenciales para reflexionar, la más importante no responde a “Voyagers”, que es: ¿vale la pena salvarlo?

Katie Walsh es crítica de cine del Tribune News Service.

“Voyagers”

Valorado: PG-13, por violencia, sexualidad fuerte, imágenes sangrientas, agresión sexual y lenguaje breve y fuerte)

Tiempo de ejecución: 1 hora, 48 minutos

Jugando: Arranca el 9 de abril, en versión general, donde están abiertos los cines



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More