Tener lugar tiempo al distinción osado tiene existencias positivos en nuestro cerebro

0 2


Si sale al aire libre con regularidad, está haciendo algo bueno tanto para su cerebro como para su bienestar. Esta es la conclusión a la que llegaron investigadores del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano y el Centro Médico de Hamburgo-Eppendorf (UKE). El estudio longitudinal apareció recientemente en La Revista Mundial de Psiquiatría Biológica.

Durante la pandemia de Corona, caminar se convirtió en un pasatiempo popular y habitual. Un estudio neurocientífico sugiere que este hábito tiene un buen efecto no solo en nuestro bienestar general, sino también en nuestra estructura cerebral. Demuestra que el cerebro humano también se beneficia de estancias cortas al aire libre. Hasta ahora, se suponía que los entornos nos afectaban solo durante períodos de tiempo más prolongados.

Los investigadores encuestaron regularmente a seis ciudadanos sanos de mediana edad durante seis meses. En total, se realizaron más de 280 exploraciones cerebrales mediante imágenes por resonancia magnética (IRM). El enfoque del estudio estuvo en el comportamiento autoinformado durante las últimas 24 horas y específicamente en las horas que los participantes pasaban al aire libre antes de la toma de imágenes. Además, se les preguntó sobre la ingesta de líquidos, el consumo de bebidas con cafeína, la cantidad de tiempo que pasan al aire libre y la actividad física, para ver si estos factores alteran la asociación entre el tiempo que pasan al aire libre y el cerebro. Para incluir las diferencias estacionales, también se tuvo en cuenta la duración de la insolación en el período de estudio.

Los escáneres cerebrales muestran que el tiempo que los participantes pasaron al aire libre se relacionó positivamente con la materia gris en la corteza prefrontal dorsolateral derecha, que es la parte superior (dorsal) y lateral del lóbulo frontal en la corteza cerebral. Esta parte de la corteza está involucrada en la planificación y regulación de acciones y en el llamado control cognitivo. Además, se sabe que muchos trastornos psiquiátricos están asociados con una reducción de la materia gris en el área prefrontal del cerebro.

Los resultados se mantuvieron constantes incluso cuando se mantuvieron constantes otros factores que también podrían explicar la relación entre el tiempo pasado al aire libre y la estructura cerebral. Los investigadores realizaron cálculos estadísticos para examinar la influencia de la duración del sol, el número de horas de tiempo libre, la actividad física y la ingesta de líquidos en los resultados. Los cálculos revelaron que el tiempo que se pasa al aire libre tiene un efecto positivo en el cerebro, independientemente de otros factores que influyan.

“Nuestros resultados muestran que nuestra estructura cerebral y nuestro estado de ánimo mejoran cuando pasamos tiempo al aire libre. Es muy probable que esto también afecte a la concentración, la memoria de trabajo y la psique en su conjunto. Estamos investigando esto en un estudio en el que se pide a los sujetos que resuelvan incluso tareas cognitivamente exigentes y usan numerosos sensores que miden la cantidad de luz a la que están expuestos durante el día, entre otros indicadores ambientales “, dice Simone Kühn, jefe del Grupo Lise Meitner de Neurociencia Ambiental en el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano y autor principal del estudio.

Los resultados, por lo tanto, apoyan los efectos positivos previamente hipotetizados de caminar sobre la salud y los extienden a efectos positivos concretos en el cerebro. Dado que la mayoría de los trastornos psiquiátricos están asociados con déficits en la corteza prefrontal, esto es de particular importancia para el campo de la psiquiatría.

“Estos hallazgos brindan apoyo neurocientífico para el tratamiento de los trastornos mentales. Los médicos podrían prescribir un paseo al aire libre como parte de la terapia, similar a lo que es habitual para la atención médica”, dice Anna Mascherek, becaria postdoctoral en el departamento de Psiquiatría y Psicoterapia de el Hamburg-Eppendorf Medical Center (UKE) y coautor del estudio.

En estudios en curso, los investigadores también quieren comparar directamente los efectos de los entornos verdes frente a los espacios urbanos en el cerebro. Para comprender exactamente dónde los participantes del estudio pasan su tiempo al aire libre, los investigadores planean utilizar los datos del Sistema de posicionamiento global (GPS) e incluir otros factores que pueden influir, como el ruido del tráfico y la contaminación del aire.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More