Un “as en la manga” contra la infección por SARS-CoV-2

0 3


El SARS-CoV-2, el virus responsable de la pandemia COVID-19, es altamente transmisible, siendo los conductos nasales el objetivo de la infección original. El pasaje nasal también exhibe la expresión más alta de ACE2, una proteína que se ha relacionado ampliamente con una mayor susceptibilidad a COVID-19. Ahora, los científicos japoneses han descubierto que la inflamación nasal puede afectar la susceptibilidad al SARS-CoV-2. También identificaron el uso de ácidos grasos de cadena corta como una posible estrategia de manejo de COVID-19.

Los seres humanos no son ajenos a las pandemias de coronavirus (CoV). Al igual que el SARS-CoV-2 (el virus que causa el COVID-19), otro miembro de la familia de los coronavirus, el SARS-CoV, causó el brote de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en partes de Asia en 2003. Pero su propagación fue contenido mucho más rápido que COVID-19. Entonces, ¿qué hace que el SARS-CoV-2 sea tan contagioso?

Tanto el virus SARS-CoV como el SARS-CoV-2 transportan “proteínas de pico” que ingresan a nuestras células al unirse a una proteína llamada enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) que se encuentra en nuestras células. Sin embargo, se encontró que la proteína de pico (S) del SARS-CoV-2 tiene una mayor afinidad de unión (de 10 a 20 veces la del SARS-CoV) con ACE2, estableciendo así un vínculo entre el patógeno y la proteína.

Curiosamente, estudios recientes han demostrado que los pacientes con COVID-19 que tienen rinosinusitis (es decir, inflamación de la nariz) tienen un riesgo bajo de hospitalización. Además, la expresión de ACE2 se redujo en pacientes con rinosinusitis. Casualmente, otro estudio mostró que los ácidos grasos de cadena corta (AGCC), producidos por bacterias en el intestino, tienen efectos beneficiosos en alergias e infecciones virales. Estos hallazgos separados llevaron a una investigación sobre el efecto de los AGCC en la cavidad nasal contra la infección por SARS-CoV-2 por científicos de la Universidad de Fukui, Japón, dirigidos por el Dr. Tetsuji Takabayashi.

En un nuevo estudio publicado en Revista Estadounidense de Rinología y Alergia, Los científicos intentaron comprender el efecto de los AGCC sobre la expresión de ACE2 en el conducto nasal y el impacto potencial sobre la infección por COVID-19. “Este es el primer informe de que los ácidos grasos de cadena corta (AGCC) reducen eficazmente los niveles de ACE2 en las células epiteliales de las vías respiratorias humanas”, señala el Dr. Takabayashi.

Para comprender el estado de la expresión de ACE2 en pacientes con alergias, los investigadores estudiaron los niveles de ACE2 en el revestimiento interno de la nariz en pacientes con rinitis alérgica estacional inducida por polen de cedro japonés (SAR-JCP) y rinosinusitis crónica (CRS). Usando técnicas como la PCR en tiempo real para cuantificar la expresión de ACE2, los investigadores encontraron que no hubo un aumento en la expresión de ACE2 en los pacientes con SAR-JCP, mientras que disminuyó en los pacientes con CRS.

Para comprender mejor el efecto de los SCFA en la expresión de ACE2, los investigadores cultivaron células epiteliales nasales y las expusieron a SFCA y ARN bicatenario (similar al material nuclear que se encuentra en algunos virus y que se sabe que mejora la expresión de ACE2). Después de examinar la expresión de ACE2, los investigadores encontraron que los SFCA también suprimían la expresión de ACE2 en presencia de ARN.

Estos resultados sugieren que los SFCA tienen aplicaciones terapéuticas potenciales contra COVID-19. Dr. Takabayashi explica: “La mucosa nasal exhibe la mayor expresión de ECA2 entre los órganos humanos y, por lo tanto, es un objetivo importante de la infección original. Por lo tanto, el desarrollo de estrategias para regular a la baja la expresión de ECA2 en las células epiteliales nasales podría reducir la transmisión. De SARS- CoV-2 y será útil como un nuevo enfoque terapéutico “.

Los hallazgos oportunos del equipo ciertamente ayudarán en nuestra lucha contra COVID-19.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por Universidad de Fukui. Nota: El contenido se puede cambiar por estilo y longitud.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More