Variaciones en las mediciones cuantitativas de los escáneres de resonancia magnética – ScienceDaily

0 8


La resonancia magnética (IRM) se usa ampliamente en medicina para detectar, diagnosticar y tratar enfermedades como el cáncer, basándose en la interpretación de imágenes de expertos. La resonancia magnética cuantitativa, que obtiene mediciones numéricas durante los escaneos, ahora puede ofrecer potencialmente una mayor precisión, repetibilidad y velocidad, pero se requiere un control de calidad riguroso para alcanzar su máximo potencial, según un nuevo estudio.

Investigadores del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) realizaron el estudio de 11 instituciones comparando mediciones de 27 escáneres de resonancia magnética de tres proveedores en nueve centros clínicos en todo el país. Para obtener valores de referencia y distinguir las fuentes de distorsión y variación, el estudio utilizó un tejido de reemplazo, o “fantasma”, desarrollado originalmente en el NIST para evaluar el rendimiento de las máquinas de resonancia magnética y el software relacionado.

La resonancia magnética utiliza campos magnéticos y ondas de radio para visualizar las estructuras internas del cuerpo, especialmente los tejidos blandos. La resonancia magnética tradicional plantea varios desafíos. Además del análisis de imágenes subjetivas, el rendimiento del escáner de resonancia magnética puede variar o diferentes máquinas pueden producir imágenes contradictorias del mismo paciente.

La resonancia magnética cuantitativa ofrece perspectivas para una detección, diagnóstico y tratamiento de enfermedades más consistentes sin la necesidad de una biopsia de tejido. Idealmente, las mediciones numéricas de tumores y otros marcadores de enfermedades podrían reproducirse a lo largo del tiempo en muchos pacientes, escáneres y clínicas diferentes y reducir potencialmente los costos médicos. Organizaciones como la Sociedad Internacional de Resonancia Magnética en Medicina están promoviendo la resonancia magnética cuantitativa, pero actualmente solo se usa en investigación, no en la atención de rutina del paciente.

El nuevo estudio comparó las mediciones del escáner de resonancia magnética de un valor llamado T1, una propiedad de las moléculas de agua que pueden depender del tejido circundante. El T1 de los píxeles de las imágenes es uno de los parámetros que podrían medirse mediante sistemas de resonancia magnética clínica. Por el contrario, las interpretaciones subjetivas de las imágenes de resonancia magnética se basan en juicios “ponderados en T1”, que son cualitativos y no numéricos.

“Una gran diferencia entre T1 y la T1 ponderada actual es que la T1 ponderada no es cuantitativa”, dijo la líder del estudio Katy Keenan del NIST. “Los valores de los píxeles en sí mismos no se pueden comparar con los valores de los píxeles en otros conjuntos de datos. No es fácil comparar los datos ponderados en T1 entre los conjuntos de datos. En el caso de T1 cuidadosamente adquirido, la comparación del píxel valores es posible, porque tienen un significado cuantitativo “.

El estudio encontró que las mediciones de T1 pueden estar sujetas a sesgos y variaciones significativas. No hubo un patrón consistente de discrepancia entre los proveedores y, como resultado, un valor umbral de diagnóstico determinado en un sistema de resonancia magnética no se puede transferir a otros sistemas de resonancia magnética. En algunos casos, estas variaciones podrían marcar una diferencia clínica en el diagnóstico de un tumor cerebral benigno frente a un tumor maligno, comprometiendo seriamente la atención del paciente, según el estudio.

Como remedio, el estudio recomendó establecer rigurosos procedimientos de control de calidad para la resonancia magnética cuantitativa para promover la confianza y la estabilidad en las técnicas de medición y transferir los umbrales de medición para el diagnóstico, la progresión de la enfermedad y el seguimiento del tratamiento desde los sitios de investigación a toda la comunidad clínica. Los hallazgos del estudio se hacen eco de hallazgos anteriores de otros investigadores.

Los intentos anteriores de utilizar los valores de T1 para clasificar los tumores cerebrales se han visto obstaculizados por inconsistencias técnicas y se ha descubierto que no son fiables. Pero los avances recientes en los métodos de medición cuantitativa han conducido a mejoras en la precisión, repetibilidad y velocidad de adquisición. El nuevo estudio es un paso hacia la aplicación de la medición del umbral de diagnóstico de T1 en múltiples sitios clínicos.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More