Volcán de La Palma: El futuro de las casas de 1.200 vecinos evacuados de La Carencia depende de que se desvíe la trayectoria de la residuo | Sociedad

0



El volcán de La Palma está dando un respiro relativo. La mayoría de los arroyos reciben menos entrada de lava, la explosividad ha disminuido, así como la emisión de dióxido de azufre (una de las variables que se estudia para evaluar la actividad del volcán). La erupción, sin embargo, conserva todo su peligro un mes después de su nacimiento.

Los aproximadamente 1.200 habitantes del municipio de La Laguna (Los Llanos de Aridane) evacuados en tres operativos sucesivos desde el pasado 12 de octubre son plenamente conscientes de ello. “La lavandería que se ha desprendido del polígono industrial del Callejón de la Gata continúa hacia el centro de La Laguna y sigue activa”, advirtió este martes el director técnico de Pevolca, Miguel Ángel Morcuende.

Los científicos, sin embargo, han abierto una grieta de esperanza, basada en la intrincada orografía de las palmeras. «Sin embargo, no estamos seguros si llegará al centro del barrio», agregó Morcuende, «porque en el medio hay un par de depresiones que pueden actuar como un canal para desviarse hacia el suroeste» y terminar uniéndose al lavado. que se sitúa más al norte en su dirección hacia el mar.

Este «sería el escenario ideal», subrayó Morcuende, quien admitió sin embargo que Pevolca no tiene certezas. Por ahora. «Continuamos monitoreando y monitoreando la lavandería para ver si la lavandería realmente pasa por estos canales», dijo. «El peor escenario posible es que siga otro canal para llegar al centro, que lo sabremos con seguridad en unas horas».

El paso de las horas ha dibujado una escena más oscura. El flujo de lava aumentó durante la tarde en estos flujos. Uno de ellos avanza lentamente 175 metros al sur de la gasolinera DISA en el centro del barrio. El segundo, el 10, se ubicó a las 21:00 horas (hora local) a 380 metros al noreste de la estación de servicio y se espera que pase la noche en el CEIP La Laguna, según fuentes oficiales.

Las gasolineras de la ciudad solían vaciarse de combustible y llenarse de agua para desgasificarlas. Ahora hay que drenar el agua porque las explosiones que pueden provocar si llega la lava serían muy peligrosas, similares a las de una olla a presión. Hay tres tanques de 40.000 litros en total (dos de 15 y uno de 10).

Gases tóxicos

Dentro de esta menor actividad, el volcán Cumbre Vieja se despertó con cierta apatía alrededor de las 5.30 am hora local y comenzó a emitir mayores cantidades de lava. Este aumento de caudal ha reactivado la lengua que corre al sur de la Montaña de La Laguna. Este es el que tiene más opciones para llegar al mar -entre 30 y 120 metros, según el Instituto Vulcanológico de Canarias y Pevolca- y avanza a una velocidad de entre 5 y 10 metros por hora. En cuanto llegue, la Pevolca decretará el confinamiento del núcleo urbano de Tazacorte, así como los barrios cercanos de San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y La Condesa. En total, cerca de 3.000 personas. El motivo, la posible inhalación de gases nocivos como el dióxido de carbono.

La preocupación por la calidad del aire, sin embargo, no es exclusiva del municipio de Tazacorte. En las islas reina la inversión térmica, fenómeno que se produce cuando la temperatura del aire aumenta a medida que se eleva la altitud, lo que provoca un tapón que evita la dispersión y atrapa la contaminación cerca del suelo. A esta circunstancia se suma la presencia de vientos locales que empujan la nube hacia mayores altitudes y empeoran el aire en zonas más altas como El Paso y la persistente bruma que, al menos en teoría, debería disminuir a partir del miércoles, según el vocero de. el comité científico de Pevolca, María José Blanco. El vulcanólogo no descarta que las cenizas puedan afectar al funcionamiento del aeropuerto de La Palma este martes y en la madrugada del miércoles.

A medida que los científicos intentan modelar el comportamiento de la lava o la ceniza, la verdad es que sigue aumentando la factura que habrá que afrontar cuando se decida cerrar. La superficie afectada por las salidas alcanza ahora las 779,89 hectáreas, 16,57 más que el lunes. El ancho máximo de estos arroyos es de 2,9 kilómetros, una cifra muy similar a la del día anterior. El impacto en el área cultivada es en lugar de 234,26 hectáreas, 6,17 hectáreas más que el día anterior. De estos, más de la mitad (133,42) proceden de bananos.

La erupción continúa. Y continúa. Tanto Morcuende como Blanco destacaron que no existen datos «hoy» que permitan adivinar que el proceso eruptivo ha llegado a su fin. «Estamos lejos», dijo Blanco, a pesar de que la tasa de emisión de dióxido de azufre medida este lunes fue de 9.938 toneladas y que este martes se redujo a 800. «Son valores altos, aunque menores», explicó Blanco. , quien señaló que hasta que este parámetro caiga entre 100 y 500 toneladas por día, no se puede pensar en el final.

Además, si se obtienen estas cifras deseadas, los datos tampoco deben malinterpretarse. «Recuerde que la actividad volcánica se interrumpió durante unas horas el 27 de septiembre», recordó. “Esto no significa nada. La erupción ha empeorado incluso ”.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More